Los falsos positivos, una mancha que no se puede borrar en la historia de Colombia
Los falsos positivos, una mancha que no se puede borrar en la historia de Colombia

Los falsos positivos, una mancha que no se puede borrar en la historia de Colombia

Presentado por: Brihan Angulo (@brihan_anhe) y Nataly Toloza (@natydelmarr)

La mente del ser humano puede llegar a ser extraordinaria, puede alcanzar cosas que jamás se imaginó, si la usa con inteligencia, de lo contrario terminará encerrado en una prisión tanto física como mental, pues hacer estos asesinatos de tal magnitud no está para nada bien. Los famosos falsos positivos.

 

Sin duda son aberrantes los casos de falsos positivos que hay en Colombia, pues recordemos que en el año 2008 se presentaron varias desapariciones de jóvenes, en el municipio de Soacha, años después se supo que los implicados eran militares quienes los engañaron, haciéndoles promesas de trabajo para luego colocarles uniformes y ser asesinados.

 

Tal vez esto le es indiferente a muchas personas, pues no han llamado a la puerta de su casa y que ojalá nunca les suceda, sin embargo, es lamentable para las familias que lo viven en carne propia, aunque en la actualidad se cree que esto ya terminó y son cosas del pasado que hay que dejar en el olvido, pero se equivocan, es una realidad que sigue viva en pleno 2022.

 

Se preguntarán por qué viene a colación este tema sí ya han pasado muchos años desde que se conoció la noticia, pero a pesar de ello es importante que usted como ciudadano esté enterado de lo que sigue sucediendo en Colombia y que a veces pasa desapercibido o pasa al frente de nuestros ojos y tal vez no hacemos nada al respecto.

Los falsos positivos, una mancha que no se puede borrar en la historia de Colombia

Según la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) determinó que aproximadamente existen 6.402 personas que fueron víctimas de los falsos positivos, muertes presentadas ilegítimamente por el Estado como bajas en combate entre el 2002 y 2008. Pero por otro lado la fiscalía había reportado 2.248 cifras que para la época eran poco creíbles.

 

Los seres humanos somos más que solo cifras para llenar encuestas, somos seres sintientes que pueden ser amables o por el otro lado, podemos ser los seres más aberrantes del planeta y de esto no se salvan nadie; Es lamentable que en instituciones como la Policía existan algunas cuantas manzanas podridas que en vez de cuidarnos hacen todo lo contrario.

 

El 25 de julio del 2022, la muerte volvió a tocar la puerta en el municipio de Sucre, allí 4 jóvenes fueron asesinados por 4 policías, esta vez sin tantos rodeos, ni máscaras, la comunidad pidió justicia inmediatamente, ya no era aquel 2002 al 2008 donde las familias por miedo o desconocimiento no denunciaban.

 

Y si, aunque existieron denuncias aún queda en el aire la pregunta ¿por qué aún siguen sucediendo este tipo de actos?, suena a pregunta de cliché, pero lo pensamos porque creemos que estos casos ya no deberían estar sucediendo, más porque instituciones como la Policía y el ejército tienen los cursos más avanzados en derechos humanos.

Anteriormente, el Ejército era medido por estadísticas para determinar su rendimiento ante los grupos criminales, no es lógico, ya que para muchos soldados la institución es su vida, y medirlos por resultados es llevarlos a tomar decisiones no correcta, ya sea por presión alguna o por determinación de cada uno, no estamos en un videojuegos, es la vida real señores/as.

 

¿Qué estamos haciendo?, sin duda parece una pregunta irrelevante, pero su respuesta es muy aturdidora, hacemos parte de una sociedad la cual tiene unas limitaciones, en este caso son las leyes y normas. Estas limitaciones se encuentran para que exista un equilibrio entre el bien y el mal, entre la ciudadanía y una organización y lo mínimo es poder cumplirlas.

 

Pero cuando estas no se cumplen entra a relucir el poder, que sobrepasa el límite de algunas personas hasta el punto de asesinar a personas indefensas y que no tiene nada que ver con el problema y que por más que lo tuvieran nadie tiene el derecho de quitarle la vida a otro por el solo hecho de cumplir o alcanzar algún tipo de orden de quien fuera. ¡No es aceptable!.

 

En este instante podríamos recordar la frase el fin justifica los medios, pues en este caso sin importar la opinión de los demás el Ejército asesinó a sangre fría a estos ciudadanos quiere decir que estos entes ¿pueden pasan por encima de quien sea con tal de no ser descubiertos o con tal de alcanzar lo que se propongan?, un sin fin de preguntas sin resolver.

 

Esta institución representa palabras como patria, honor y lealtad, términos que evidencian que hay que convertir los objetivos en resultados, que por encima de cualquier objetivo individual hay un país por encima, una fidelidad por sus ciudadanos, pero para que llegasen a ser visibles deben estar orientados al bien común.

 

Para finalizar esta frase de una madre víctima de los falsos positivos.«Esto no se puede quedar impune, aunque yo sé que Colombia es el país de la impunidad». Recordemos que el concepto de sociedad está pensada por nosotros, para nosotros cada uno aporta, esto también lo señalaba el autor Fernando Savater, preguntémonos ¿por qué y para qué estamos aquí?.

Te invitamos a seguir leyendo sobre nuestro tema de los «Falsos Positivos«