Publicidad con aerosol

Publicidad con aerosol

El graffiti publicitario generalmente se le tacha como una forma ilegal de marketing de guerrilla, sin embargo esto ha cambiado ya que aparte de ser  único es considerado como atractivo y puede ser una excelente manera de permitir que la empresa o la marca se conecte mejor con su audiencia.

El graffiti publicitario son imágenes y obras de arte colocadas en paredes o espacios arrendados y aunque el espacio de la pared se alquila de forma similar a la publicidad estática como vallas, las diferencias son considerables:

– Calificados artistas de graffiti son los encargados de crear los anuncios.

– Los anuncios están pintados en el espacio publicitario.

– Se desarrollan a menudo en lugares para eventos.

Dos categorías que utilizan con frecuencia la comercialización con graffiti son los productos de consumo y el entretenimiento, en particular los destinados a un mercado joven.

Normalmente la comercialización del graffiti también se utiliza cuando existe algún tipo de conexión entre el producto promocionado y la cultura del graffiti en general. Esta forma de publicidad puede ser especialmente eficaz cuando los grafiteros locales están invitados a crear los anuncios.

Es considerada a menudo muy barata, pero realmente esta publicidad implica el arrendamiento de espacios que pueden costar millones de pesos, así como el contrato con los artistas del graffiti y la organización de los eventos complementarios.

Sony tomó la decisión de intentar dar a su nueva consola de juegos mayor posicionamiento en el mercado más joven mediante la contratación de artistas del graffiti dibujando niños con los ojos abiertos jugando con la consola. Sin embargo, este intento de hacer pasar publicidad como graffiti fue un desastre ya que se les consideraba anuncios de ocultación por la comunidad y la cultura del graffiti, dando lugar a una reacción violenta en línea.

Por otro lado en un intento de Disney de introducir a Mickey Mouse de nuevo en la cultura popular utilizaron este medio e invitaron varios artistas del graffiti dándoles la libertad de hacer los diseños a su antojo, en donde optaron por utilizar varias imágenes de las películas antiguas a blanco y negro. La campaña fue un éxito abrumador, la publicidad recibió muchos comentarios favorables con muchas dudas si se trataba de publicidad o no.

Estos dos ejemplos ilustran un aspecto clave a recordar en la aplicación de una campaña publicitaria de graffiti. Sony dijo a artistas del graffiti qué hacer, mientras que Disney les dio una licencia libre para diseñar lo que querían. Esta forma de publicidad es más sobre la participación de control, y si es aceptada por la cultura graffiti es probable que sea un gran éxito.