InternetDe la indignación a la acción, la guerra entre las urnas.

De la indignación a la acción, la guerra entre las urnas.

Abstención juvenil.

 

Por: Jurethssy Urcua

En el proceso participativo de los jóvenes frente a las elecciones de los últimos años, encontramos que existe una abstención, que no permite consolidar de una manera efectiva la participación juvenil en gran escala, frente a los intereses democráticos por los que pasa el país.

Algunas de las razones es la desesperanza que tenemos los jóvenes, pues aunque tenemos una voz para poder expresar nuestras situaciones, parece que no nos escuchan y eso repercute en las consecuencias de que no tomemos una postura frente a lo político, por tal razón algunos se limitan en ejercer su derecho al voto.

La baja participación de los jóvenes se lleva a cabo en el desconocimiento de la información frente a las elecciones y candidatos que se están presentando, como lo fue en las elecciones de consejos de juventudes, donde el medio, Portafolio, registró solo el 1.2 millones de jóvenes entre los 14 y 28 años ejercieron su participación.

Al preguntarles a algunos jóvenes por estas elecciones, la mayoría responden que no sabían que ese día tenían que votar, otros no se sentían identificados con los candidatos que estaban y tampoco tenían ni idea de cómo votar, pues en los tarjetones, se presentaban algunas confusiones.

 

Sin embargo, el registrador nacional, Alexander Vega, en medio de una conferencia “reconoció y felicitó la participación de los jóvenes que se acercaron a las urnas, y a la MOE, que permitió que se llevará de manera pacífica las elecciones”.

Sin embargo, para la MOE es preocupante reconocer la baja participación de los jóvenes, además que constataron que en el 33,3% de la mesas no estaban los 4 jurados de votación asignados por la registraduría, por lo que se refirieron a la apatía como sentimiento primario en estas elecciones.

Otra de las razones por lo que existe baja participación de los jóvenes es porque de cada diez jóvenes, seis no confían en las instituciones democráticas y siete, piensan que los gobernantes no les interesan sus opiniones, por lo cual esto conlleva, que los jóvenes tengan actitudes negativas frente a estos procesos.

 

Sin embargo, el verdadero problema, recae en que los jóvenes, sí tenemos un compromiso para la construcción de un nuevo país, adquiriendo una mayor fuerza política en las manifestaciones y expresiones culturales, pero no queremos enfrentar a las urnas, porque para nosotros es más importante levantar nuestra voz colectivamente.

Así lo explica Julio Martín Gallego, Investigador en procesos de cambios educativos; en su artículo nos permite conocer la postura política de los jóvenes que se ve reflejada en las protestas, pero también recalca en que estas prácticas democráticas son convencionales, por lo que nosotros actuamos con mayor fuerza en acciones colectivas.

Cuando comencé a realizar esta investigación, me di cuenta también que las instituciones políticas no nos permiten a los jóvenes participar de una forma más efectiva, pues cuando mostramos nuestras inconformidades, lo que queremos es que alguien nos escuche, no que nos tilden de “vándalos”.

Por lo que esto conlleva a que exista una opinión juvenil, pero que no se vea reflejada en las urnas, pues ya conocemos las campañas políticas, que prometen y no cumplen, que endulzan el oído, pero cuando suben, se les olvida el pueblo que los apoyó desde un principio, así que nosotros ya no comemos cuento.

Como conclusión, hay que repensar en el modelo estratégico para llegarnos a nosotros los jóvenes, pues de muchos candidatos, algunos se fueron por la misma metodología de siempre, pero cuando ya entendemos que nosotros participamos de otra manera es cuando reconocemos un estímulo para realizar el ejercicio electoral. 

También conocer nuestros intereses frente a lo que planteamos en las protestas,nos permite reconocer que existen instituciones que abrirán espacios para plantear nuevas ideas que nos permitan a nosotros los jóvenes comenzar a tomar postura en lo político.

 

Si desde pequeños comenzamos a ejercer e informarnos de los procesos electorales, comenzaremos a entender la importancia de ir a votar, pero estos procesos se logran desde la participación en los colegios, pues desde aquí comenzaremos a tomar una postura.

Para más información puedes dirigirte a este link: Infografía de la acción a la guerra