Mensajería Instantánea

¿Cómo influye la mensajería instantánea en una juventud ansiosa?

Fotografía: Pexels.com

Este artículo se enfoca en la mensajería instantánea en la Internet. Uno de los más notables servicios fue Windows Live Messenger, sitio vigente hasta 2013, parte de Microsoft y que cedió su base de datos y sitio a Skype.

Surgida a finales de los 90, esperando conseguir una forma de comunicación más ágil que el correo electrónico. A lo largo de la primera década Messenger se alzó como el sitio más usado para chat o mensajería instantánea, opacando otros rivales como Yahoo! o Chatzilla. Su evolución se hizo a la par del mejoramiento de la calidad de Internet en esa época, esto brindó la posibilidad a sus usuarios de una experiencia más personalizada, imagen de perfil, nombre de usuario, estados de ánimo, etc. Agilizó el envío y recibo de mensajes a sólo cuestión de minutos, creando una conversación inmediata y fluida. A partir del 2009 y con la llegada de Smartphones a un público
más abierto, se generaron cambios a los cuales Messenger no pudo adaptarse. Aplicaciones como el gigante WhatsApp hicieron la mensajería instantánea aún más inmediata pues era posible hacerlo desde un celular.

Fotografía: Pexels.com

Actualmente la mensajería instantánea es sólo un extra en redes sociales como Facebook, Twitter o Instagram. Además, Telegram, la misma WhatsApp y muchas otras mandan la parada no sólo en chat, también llamadas o video llamadas. Las facilidades que la mensajería instantánea brinda son innegables, pero no son el objeto del artículo. Esta facilidad de acceso a un chat hace que sea prácticamente inevitable para un joven utilizarla. Una comunicación inmediata, sin espera y siempre disponible, esto afecta visiblemente la percepción del tiempo los jóvenes. 5 minutos es mucho tiempo para un chat que envía un msj en cuestión de segundos. Un mensaje sin responder es fuente de estrés e incomodidad cuando se tiene la información de cuando un mensaje llega a su destinatario y es leído. Esto convierte al usuario en alguien impaciente, inseguro y ansioso.

La lentitud y calma de épocas pasadas ayudaba para una vida joven más tranquila, donde decisiones podían tomarse con más tiempo, las parejas no tenían presión de estar en una conexión 24/7. La tecnología no es la culpable, es una mala concepción pensar que debemos privarnos de la tecnología para volver a tener una mejor calidad de vida. La juventud tiene el desafío de saber controlar su tiempo, la forma en que utiliza la tecnología y se comunica con los demás. Es común una falta de experiencia en el manejo de tecnologías que hasta ahora están llegando a la vida cotidiana.

Fotografía:Pexels.com

Es necesario pensar de qué forma la evolución de la mensajería instantánea afectará la dependencia y ansiedad al momento del uso de mensajería instantánea. Al parecer en los últimos años una tecnología más eficiente significa un ser humano más dependiente y susceptible a que domine su vida. Es necesario que el humano sea consciente de sus malos hábitos y utilice la tecnología para curarlos, o al menos controlarlos. Ya mismo algunas aplicaciones presentan la opción de elegir, poder desconectarse o no estar sobre expuesto, reduciendo ansiedad y dependencia.

Por último y externo a una evolución tecnológica pese a cómo evolucionará la atención e importancia que los humanos le den a los problemas de ansiedad por el uso de la mensajería instantánea. Desde ya hay avances en el diagnóstico y reconocimiento adicciones o dependencias a tecnologías. Se presenta un desafío. El hombre siempre querrá agilizar tiempos, beneficiar la producción y comunicación y la mensajería instantánea es clave en esto, por otro lado, deberá mantener a un mismo nivel la educación en el uso de esta y más tecnologías, en especial a poblaciones jóvenes.

Realizado Por:

Paola Garzón

Webgrafía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo ligula eget dolor. Aenean massa. Cum sociis ultricies nec