Drones en Colombia 2020, la nueva apuesta de las marcas

Un drone es un vehículo aéreo no tripulado que se desarrolló originalmente como un arma para usos militares durante la Primera Guerra Mundial, inventores de la talla de Nikola Tesla crearon prototipos previos de vehículos de autoconducción; en 1889 el propio Tesla hizo una demostración de un bote que se controlaba a distancia con radiofrecuencia, no se sabe con certeza de quién fue la idea, pero se piensa que el primer Drone de la era moderna fue un misil de prueba reutilizable del ejército británico que se construyó en 1930.

La palabra Drone significa zángano y se refiere a la abeja macho de una colmena, por el sonido de sus motores se les bautizó a estas máquinas voladoras con este nombre y hoy son conocidos así en todo el planeta. Durante décadas fueron utilizados en proyectos militares como herramientas de vigilancia, que por su tamaño y agilidad, eran perfectos para sobrevolar el territorio enemigo sin ser detectados, más tarde los soldados comenzaron a colocar a bordo bombas para detectar y destruir objetivos.

En 1990 el ejército de los Estados Unidos diseñó el avión Predator (Predeitor) para mantener a las tropas lejos de la zona de guerra, este Drone es un ejemplo de cómo la innovación tecnológica puede ser utilizada en contra de la vida humana. Actualmente su uso con fines bélicos sigue en la discusión política de los países y muchas organizaciones no gubernamentales han solicitado la implementación de leyes que los prohíban.

Fue hasta principios del siglo XXI que los drones se convirtieron en aeroplanos de control remoto para miles de personas; los aficionados al aeromodelismo descubrieron que sus teléfonos inteligentes tenían todos los elementos necesarios de un sistema de piloto automático. Un Drone se construye con una placa o micro controlador, baterías, sensores de movimiento, acelerómetro, giroscopio, motores, hélice y GPS como elementos básicos. 

El desarrollo de nuevos modelos de celulares a gran escala permitió que algunas de estas piezas se abaratan en el mercado y fueran accesibles para más personas. Los Drones se popularizaron muy rápido y poco a poco gente sin conocimientos en programación o en ingeniería pudo conseguir kits con todos los materiales de construcción, hace unos años incluso no existían vehículos aéreos no tripulados en versiones pequeñas de juguete para niños y niñas.

En 2010 durante el consumer Electronics show de Las Vegas en Estados Unidos, se presentó “Parrot” un drone que se controlaba con un iPhone y tenía cámaras en la parte frontal y trasera para capturar imágenes aéreas, este producto era fácil de usar y además combinaba realidad aumentada con dinámicas de videojuegos, lo que le valió un reconocimiento por los organizadores del evento, a partir de entonces surgieron diferentes compañías que crearon modelos especiales para fanáticos de la fotografía, el cine y los espectáculos o eventos deportivos.

A consecuencia de esta expansión los gobiernos han establecido leyes para regular su uso en el espacio aéreo y validar que esta tecnología es segura y no invasiva para los ciudadanos, en Estados Unidos por ejemplo, la administración federal de aviación prohíbe el uso de drones que pesen más de 25 kilos.

La tendencia es que en los próximos años surjan nuevas regulaciones por lo pronto algunas compañías como Amazon realizan pruebas para hacer Drones mensajeros, otras instituciones de salud están probando transportar medicamentos en comunidades rurales de difícil acceso y una de las aplicaciones más comunes que está en la agricultura como sistema de monitoreo de cultivos 

Escrito por:

María Fernanda Pereira López
Juan Felipe Fernández


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo ligula eget dolor. Aenean massa. Cum sociis ultricies nec