De eso tan gratis no dan…

De eso tan gratis no dan…

manzana en abuso¿Hasta dónde podemos llegar los publicistas para lograr y convencer a nuestro grupo objetivo de que los productos que consumen son tan perfectos y bien elaborados como los queremos hacer ver? Como por ejemplo: mostrar la familia perfecta en un comercial de condimentos, el liso perfecto que deja un shampoo en cada lavada y cualquier otra cosa que los consumidores queramos tener para llevar una vida normal o perfecta. Las frases sensacionalistas que usamos para dar fuerza al producto y llegar a los sentidos de nuestros queridos receptores, aunque aquellas frases sean subjetivas. Pero hay algo que me parece aun más curioso, que yo y muchos más como publicista caigamos en la publicidad engañosa que hacen los supermercados y otros medios, como por ejemplo todo al 50% y cuando vamos a ver algunas cosas están al 50% otras al 20% y no hay de donde escoger porque todo lo que queda son los saldos o lo que nadie quiso comprar de la colección pasada, o las cualidades como decía anteriormente tiene un producto pero que resultan no ser tan maravillosas como las hacemos parecer, también pagar un poco mas por un producto en el supermercado, cuando tiene un precio estimado en el empaque, el vendedor no puede revelar que su producto tiene tales componentes que aseguran que va a ser el mejor producto ya que cada cosa tiene una medida estimada, una cantidad considerada, y el consumidor en caso raros se fijan en este tipo de cosas. ¿Pero realmente esto lo podemos considerar como publicidad engañosa?, No se para los expertos en el tema, pero para mí sí lo es, o por lo menos una especie de publicidad engañosa en el marco de la legalidad publicitaria. Pero de nada sirve cuando no protestamos o exigimos que se hagan efectivas estas promociones.

Para concluir y a modo de reflexión, seamos o no publicistas y aunque tengamos conocimientos de las múltiples estrategias que podemos utilizar para convencer a nuestros consumidores, no debemos permitir que nos embolaten tan fácilmente la credibilidad con una frase, un empaque  con mas aire y menos producto, una cifra de promoción o un precio impuesto por  el señor del supermercado  apliquemos el decreto 3466 de de nuestra constitución Colombiana que expone: ‘por el cual se dictan normas relativas a la idoneidad, la calidad, las garantías, las marcas, las leyendas, las propagandas y la fijación publica de precios, de bienes y servicios, la responsabilidad de sus productores, expendedores y proveedores, y se dictan otras disposiciones’. Es asunto de no permitir que nos violen nuestros derechos como consumidores fuertes que somos en este país.

http://www.actualicese.com/actualidad/2008/10/23/publicidad-enganosa/.  

Burbuja.