<strong>El podcast como herramienta de bolsillo en Colombia</strong>

El podcast como herramienta de bolsillo en Colombia

¿Un privilegio de la mal llamada “clase baja”  o estadísticas que pasan a ser ilusiones comunicativas?

Colombia es el país que reporta más número de oyentes hispanos en podcast, según la revista PYM existen más de 800 mil podcasts activos y Colombia lidera en audiencia seguida de España y Argentina. Los podcasts se han convertido en un privilegio tanto de quienes los hacen como de quienes consumen, pero por qué un privilegio si tiene tantos oyentes.

De seguro hace falta contexto dentro de una opinión que habla del privilegio, pero con cifras lo entenderemos mejor, según la ONU el 37% de la población mundial no cuenta con internet y nunca lo ha usado, generando una brecha de desigualdad en aspectos de orden social, político y económico.

Se afirma que los podcasts influyen en crear una personalidad menos neurótica En infobae un artículo nos sumerge en esos estudios de la mente que ubican a un oyente de podcast como un usuario que es motivado por un sentido de curiosidad intelectual.

Esto da lugar a que muchos de los oyentes sean partícipes de salir de un sistema con entretenimiento y amarillismo simultáneo, debido a la cantidad de población que escucha y pone en top 1 podcast de estabilidad emocional, política e historia, como nos lo recopila El Espectador en abril de este año.

El NSE según la encuesta Pod2022 muestra que la clase oyente predominante es la clase baja-media: Estrato 2, 3  y 4. Colombia tiene una población del 93% en este rango de estratos según las cifras de Kantar. Esto me permite dar juicio a la palabra privilegio, porque siempre tendemos a verlo de lado de quienes tienen un gran poder socioeconómico.

La brecha del privilegio también es habitada por quienes crean contenido en las plataformas que hacen posible la emisión del podcast, si revisamos un poco el ranking de los podcasts más escuchados de Latinoamérica ninguno de ellos ha iniciado con poco presupuesto o producción o cero reconocimientos previos.

Esto nos lleva también a hablar sobre quiénes están involucrados en cada capítulo de un podcast si bien algunos de ellos son charlas alrededor de un tema en específico en “solitario”, en otros se requiere de un invitado para sostener con razón las ideas planteadas en el.

Sociólogos, psicólogos, “gente que sabe y no sabe de todo un poco”, hacen parte de episodios con gran audiencia una vez publicados, si bien como en todo hay vertientes pues una página que domina el mundo sonoro y visual Soundpark nos muestra el top 5 de los programas más escuchados en el mundo y el primero es de un comediante estadounidense.

Para gustos las conversaciones sobre lo que sea pero que dejen algo, cuestiones, iniciativa, reinvención, el podcast tiene un gran poder y es vital que compartamos lo bueno que los medios y las nuevas adecuaciones nos dejan como seres en constante construcción.

El reto está en llegar a lugares donde no se ha llegado, en no tener cifras exactas de quienes, y por qué lo escuchan, sino en reproducir el sentido que nos mueve la mente en un mundo lleno de privilegios y si tenemos el don de crear, hacerlo.