Mundos Mágicos de Páginas Blancas que Endulzan nuestra Imaginación

Desde hace varios siglos, tenemos la dicha de vivir una experiencia enriquecedora con los libros, adentrándonos en millones de historias que hacen que nuestra imaginación haga parte de nuestra diaria existencia, involucrándonos en las narrativas que generan sensibilidad en nuestro ser. A principios de la creación del libro, estos escritos se realizaban manualmente, hasta que después de muchos experimentos entre sociedades, se generaron creaciones novedosas para la evolución de los mismos, un acontecimiento importante para anunciar, es la famosa imprenta de Gutenberg, quien utilizó una técnica que revolucionó el ámbito de los libros impresos, usando láminas de metal para la reproducción ágil y en cantidad de los mismos.

Esto dio pie para que empezaran revueltas y un afán por mejorar las técnicas, para que la impresión de los libros se convirtieran en algo más productivo y agradable para el ser humano, generando una evolución durante años, llegando a formarse la idea de involucrar la literatura con el crecimiento de la tecnología, creando los libros digitales. El ser humano gracias a su aprendizaje y su evolución natural, poco a poco descubre nuevas necesidades que dan paso a descubrimientos magníficos, generando en ocasiones acciones negativas pero muchas positivas, como es el caso de la educación en la sociedad. En el año de 1949 se le atribuye el primer libro electrónico, a una española llamada Ángela Ruiz Robles, quien en ese entonces se dedicaba a ser docente, y para emprender un nuevo modelo de educación que sea eficaz en la comunidad, se le ocurrió la grandiosa idea de crear una herramienta de aprendizaje que se acople a las necesidades de cada estudiante y resulte la educación algo más atractivo, etiquetando esta nueva invención con el nombre de “Enciclopedia Mecánica”, que consiste en unos abecedarios automáticos de diferentes idiomas para formar frases y palabras haciendo presión sobre los mismos.

A final de los años 90, podíamos experimentar la mejora en la tecnología de pantallas y soportes técnicos que podrían generar una distribución de los escritos digitales por medio de correos electrónicos, páginas web y demás formatos que se puedan visualizar en ordenadores, generando lecturas de forma digital sin necesidad de la impresión de los mismos. Aunque esto parecía algo magnífico para la época, se podía evidenciar que las personas desgastaban mucho su vista y esta forma de lectura no era muy cómodo para el habito de las personas como lo era un libro de papel. Gracias a la tecnología y su avance en la humanidad, poco a poco se fueron generando nuevas herramientas buscando la comodidad para las personas, proyectando las lecturas bajo una nueva tecnología de tinta electrónica.

Tiempo después surgió el proyecto Gutenberg apoderado por Michael Hart, que consistía en generar una biblioteca digital que contuviera la mayoría de libros escritos en la humanidad de forma gratuita, con el pasar del tiempo y diez años después de este proyecto junto al avance de la tecnología de tinta electrónica, sale a la luz el primer libro electrónico  llamado “Random House’s Electronic Dictionary” que a largo plazo resulta siendo algo espléndido. La viralización sobre este nuevo producto en la sociedad se realizó en el 2001 con la salida al aire del libro digital del famoso novelista Stephen King, que apoyado con el mundo del internet surge un auge por la compra y adquisición de su novela por millones de usuarios, convirtiéndose este hecho, como importante en la sociedad.

biroImagen: numrush.nl

Desde ese entonces han salido muchos reproductores para la visibilidad y bibliotecas digitales que aunque parezca algo novedoso se viene preparando la evolución hace ya bastantes años. Ahora hay mayor facilidad en la adquisición de los libros electrónicos y cada vez surgen más comodidades a la hora de su utilización, gracias a nuevas tecnologías y métodos que generan comentarios positivos sobre la misma, siendo estos famosos libros, una simulación a los de papel, representados como forma de agendas con la facilidad de pasar las hojas de manera táctil y su iluminación adecuada a la visión del ser humano.  

Los avances de la tecnología han demostrado una revolución en el ser humano, recibiendo comentarios negativos como positivos, y aunque los libros electrónicos etiquetados como “e-books” han abarcado gran parte de la cotidianidad de los humanos, hablando de forma artística, hay muchos que prefieren la forma tradicional como los libros de papel.

Son muchas las ventajas que podemos observar con estos nuevos avances, y hablando principalmente por el medio ambiente, los e-books son una alternativa importante para generar conciencia ante los lectores de poder aportar un grano de arena si se consumen libros de forma digital, pero hay algo que a muchas personas no deja de generarles intriga por no adoptar estas nuevas ideas de lectura, como siempre se ha hablado, el ser humano es vulnerable a nuevas creaciones que vayan de la mano con la sensibilidad de sus sentidos, los libros tradicionales se asemejan a estos ideales, generando un contacto profundo con lo que estamos leyendo y con las historias que nos estamos imaginando al poder sentir las hojas y el olor de los libros de papel que hacen parte de una sociedad artesanal que busca acoplarse a tradiciones personales, como por ejemplo el poder entregar un libro como obsequio o poder generar una biblioteca en nuestros espacios para tener la visibilidad de estas historias que han hecho parte de nuestro diario vivir.

En el siguientes video podemos observar una forma graciosa de representar la visión que tenemos de los libros digitales vs los tradicionales.

Bibliografía

Realizado por: Katherin Ortega

kortegab@ucentral.edu.co

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo ligula eget dolor. Aenean massa. Cum sociis ultricies nec