ACN Agencia Central de Noticias¿Debemos bajar la guardia con el autocuidado por la segunda dosis de vacunación?

¿Debemos bajar la guardia con el autocuidado por la segunda dosis de vacunación?

Por: Stefany Pardo

Debemos bajar la guardia con el autocuidado por la segunda dosis de vacunación 1.2El mundo se halla inmerso en la pandemia de COVID-19. Ya vamos, hasta el día de hoy, un año y un mes desde que comenzó la lucha contra el COVID – 19.

Las vacunas salvan cada año millones de vidas. Su función es entrenar y preparar a las defensas naturales del organismo el sistema inmunológico para detectar y combatir a los virus y las bacterias.

Si el cuerpo se ve posteriormente expuesto a estos gérmenes patógenos, estará listo para destruirlos de inmediato, previniendo así la enfermedad.

Los primeros en recibir estas vacunas fueron el personal.

Martha Abril auxiliar de enfermería del hospital cancerologico quien hace unos años era enfermera del hospital Santa Clara, uno de los hospitales con gran cantidad de pacientes contagiados por COVID – 19.

En el hospital Cancerológico, son muy pocos los casos ya que atienden sólo pacientes con cáncer entonces las medidas preventivas son más exigentes, ya que si un paciente con cáncer se llega a contagiar es tan grave que de una vez lo puede llevar a su muerte, más si es cáncer de pulmón.

La señora Abril es testimonio, aunque ama su labor, tuvo que combatir contra el virus del COVID – 19 y ganó esa lucha para continuar laborando, aunque llegaron las vacunas y el personal de salud fueran los primeros para la primera dosis ella no pudo ponérsela por el motivo que era positiva para Covid.

Entonces tenía que esperar 3 meses después que fue positiva.

El 8 de abril pudo colocarse la primera dosis y en el hospital cancerológico ya están bajando las medidas de prevención quitando los trajes antifluido y cambiándolos por batas.

¿Será que a pesar de que ya estén vacunados deben bajar la guardia?

Pues llegamos a la tercera ola, se ha traducido en un alto nivel de ocupación de las UCI en varios lugares.

Pero es particularmente preocupante en las grandes capitales, que regresaron a las restricciones de movilidad, cuarentenas y toques de queda.

La situación de Medellín es por mucho la más crítica, con una ocupación que alcanzó el 99%. Pero, las demás urbes también muestran cifras alarmantes, con Cali en el 91%, Barranquilla en el 89% y Bogotá en el 88%.

Hasta el momento Colombia ha recibido 5,6 millones de vacunas, entonces, lo esperado es que para finales del 2021 el 70 % de 50 millones de habitantes estén vacunados ósea unos 35 millones de habitantes.Debemos bajar la guardia con el autocuidado por la segunda dosis de vacunación 1.1

¿Será que para el 2022 nos olvidaremos de los tapabocas?

Los médicos, enfermeras entre otros sectores de la primera fila ya están bajando la prevención por la segunda dosis porque se cree que ya nos volvemos inmunes a el Covid.

La señora Martha Abril en este momento está en espera para la segunda dosis planeada para el 28 de abril.

Escuchamos otro testimonio de una auxiliar de enfermería Mónica Bazurto López del hospital universitario San Ignacio, quien también combatió contra el Covid – 19.

El caso de ella fue un caso suave pues la gripa si fue fuerte pero no le faltó la respiración, ella se encuentra con la primera y la segunda dosis de la vacuna, y nos cuenta que aun después de tener la segunda dosis no esta 100% segura de disminuir sus autocuidados.

En el hospital universitario San Ignacio los protocolos de bioseguridad por el momento sigue siendo el mismo desde que comenzó la pandemia, pero ya tenemos reuniones para nuevas órdenes si seguimos utilizando los mismos protocolos de seguridad.

Otro testimonio que tenemos que observar es el punto de vista de un paciente positivo Covid -19.

El señor Fernando Suárez con 61 años, tuvo que ser hospitalizado al comienzo en el Colsubsidio de Roma donde duró 2 días sentado en una silla esperando habitación pero lastimosamente todas las habitaciones estaban congestionadas por Covid – 19.

Lo tuvieron que remitir para la clínica de la 94 donde duró 15 días hasta que pudo respirar por sí solo y los días de aislamiento obligatorio. Que el señor Suarez tuvo que cumplir.

Él cree que a pesar de las dos dosis no debe dejar de cuidarse, lo único que sabe es que el Covid hay que saberla tratar, es decir, el cuidado de bioseguridad. Los cuidados que él observó en esas dos clínicas fueron en enero del 2021 donde todavía si tenían toda su protección, su uniforme y su traje antifluido encima.

Desde mi punto de vista como estudiante de comunicación social y periodista y por el trabajo investigativo, las entrevistas que he realizado por este hecho quiero desmentir lo que ha dicho la alcaldesa de la capital, Claudia López.

Puesto que proyecta la reactivación plena en Bogotá desde el 6 de agosto, pero ahorita en abril las camas UCI ya están casi a un 90%, de aquí a 4 meses si ella espera la reactivación de todo lo más probable que podemos esperar es un cuarto pico.

Ya que de aquí hasta agosto ni siquiera llevaremos un 50% de vacunas.

La solución realmente es no dejar de cuidarnos, así coloquen o no cuarentena, pico y cédula o toque de queda.

El cuidado va desde nosotros mismos, desde nuestros hogares, no bajemos la guardia sigamos con las medidas de prevención seas civil, seas un personal de la salud, seas quien seas, así tengas las dos dosis aplicadas no dejes de cuidarte por ti y por tuyos.

Sigamos como al comienzo, desde que nos enteramos de que el mundo se hallaba inmerso en la pandemia COVID – 19.

No más muertes por el COVID – 19.

Debemos bajar la guardia con el autocuidado por la segunda dosis de vacunación

El valor de las enfermeras en tiempos de Covid – 19

El valor y desempeño del personal de Enfermería durante la pandemia de la COVID-19

Indignación por el mal procedimiento y por casos de falsa vacunación contra la COVID – 19

La verdadera vida de una enfermera en tiempos de Covid -19

Testimonio de enfermera con Covid- 19

Written by:

La Agencia Central de Noticias de la Universidad Central es un proyecto que integra la teoría y la práctica en el ámbito del periodismo. Es un espacio de experimentación y proyección social de la comunicación, que se gestó en el programa de Comunicación Social y Periodismo en el año 2000.