ACN Agencia Central de NoticiasLos Artistas y los Trazos en la Piel

Los Artistas y los Trazos en la Piel

Escrito por: Karol Álvarez Páez 

La práctica de los tatuajes se remonta desde hace mil millones de años en una gran variedad de culturas, pero en las últimas décadas ha conseguido un auge en la sociedad, disipando tabúes, y hasta considerándose una profesión. Sin embargo, esta práctica ha llevado a un debate y es si debe considerarse arte.

La base del debate es que el arte es una interpretación personal según experiencias de cada sujeto, por ello debemos coger este concepto con pinzas y abordarlo desde la idea de imagen: la necesidad del ser humano de comunicarse por medio de las representaciones y contar su historia.

Según la docente Laura Polanco, profesional en Comunicación y Lenguajes Audiovisuales, el arte es un concepto muy amplio de definir, porque lo sensible es algo que experimentamos todos los sujetos, así que, si se construye una comunidad sensible en torno a los objetos estéticos, sean cuales sean, ¿por qué no sería arte?”.

Es decir, si luego de experimentar la práctica del tatuaje el sujeto se siente atravesado por el cambio, por la rebelión a lo normal, ¿por qué no pueden ser considerado arte?, la gente no transforma su cuerpo porque sí. 

En este sentido, la experimentación es una posibilidad de manifestación por parte del sujeto, dichas prácticas no existirían si él no las crea, y sin ellas, no existiría la posibilidad de construir otros mundos. Como John Berger dice “el niño ve antes de hablar”, el tatuaje ayuda a transmitir las sensaciones o experiencias que aún no tienen palabras.

Como lo indica la docente, “…en este sentido todo aquello que mi cuerpo experimenta mi mente lo configurará a través otro cúmulo de experiencias que adquirido a lo largo de la vida.” 

No obstante, no todos los tatuadores pueden ser considerados artistas, para algunos, aquellas personas que se han ganado ese título es debido a su estilo y su manera única de plasmar los diseños en la piel, ya que es una expresión directamente en los cuerpos, donde no se tiene la opción de borrar errores.

Por esta razón hemos buscado la experiencia de dos tatuadores, una es Tatuajitos una mujer joven de la ciudad de Medellín y Jhonatan Rodríguez un hombre joven de la ciudad de Bogotá. Los tatuadores llevan pocos años de experiencia, comenzaron practicando con sus amigos y estos también les ayudaron a obtener más clientes y ser más conocidos. 

Ahora bien, los diseños particulares de cada uno son versátiles, porque al fin está alimentado por la personalidad de los tatuadores. Por ello, Tatuajitos tatúa desde el cuidado que se pueda, porque es una herida, algo de sangre a sangre, entonces también intenta tener toda la seguridad y dar la seguridad para que la otra persona se sienta segura.

La narrativa de Jhonatan, va más hacia la interpretación de lo que quiere hacer. Da su punto de opinión en las personas que se quieren tatuar, uniendo ideas para que crezca el diseño. Por ello, la confianza es clave, como menciona, “la confianza es la unión de ideas.” Un buen resultado es gracias a la confianza, unión de ideas y creatividad. 

Aunque aún se mantienen tabúes alrededor del tatuaje porque las personas no logran interpretar lo que quiere decir cada tatuaje, entonces se busca dar esa claridad del performance a través del cuerpo, lo hermoso que es poder modificar la anatomía del ser humano a través del tatuaje todo el tiempo, todas las posibilidades que nos da el cuerpo humano.

Pues está atravesado, no sólo por su subjetividad como cliente, sino también por la subjetividad del artista al que le depositó su confianza. Como dice Tataujitos, lo importante es que lo que uno haga, lo haga con ternura, y la posibilidad de intervenir en los cuerpos y apreciar no sólo el resultado, sino que todo el ritual completo.

En cambio, Jhonatan busca elevarse artísticamente, porque el tatuaje para él es quizás como otro arte, como el cine, la pintura o la escultura. Es aprender la interpretación de la realidad y la imaginación, e ir creciendo junto con su trabajo.

Finalmente, el tatuaje se puede considerar como una expresión artística que ayuda tanto a los tatuadores como a los tatuados a elevar su trabajo a través del estudio del cuerpo humano y trabajando en el lienzo más grande y cambiante nunca antes conocido. Y tú, ¿qué piensas? ¿Los tatuajes son arte?