Icono del sitio Concéntrika Medios

Publicidad en Twitter, listos o no.

“Nuestro método publicitario es todo lo que necesitamos para ser una gran empresa”

Palabras mayores de Dick Costolo, director ejecutivo de Twitter tras anunciar que su portafolio de anunciantes había crecido en un 600% desde 2010, año en que la compañía logró 45 millones de dólares por concepto de publicidad y que en 2011 podría cerrar en aproximadamente 140 millones.

Un crecimiento del 200% en la plataforma que refleja claramente las tendencias de la publicidad On line. Si bien las ganancias estimadas por publicidad en Facebook para este año rondan los 3.8 mil millones de dólares, el fenómeno de Twitter no deja de ser relevante aunque en comparación con la compañía de Zuckerberg, las cifras sean abrumadoramente inferiores.

Lo que es más importante es la tasa de engagement de Twitter cuyo formato más sencillo hoy cuenta con 1600 anunciantes y una tasa de retención del 80% entre empresas que hoy la usan para llegar a sus clientes.

Si se tiene en cuenta que la red de micro blogging debutó con sus productos patrocinados apenas en abril del año pasado, tener ganancias esperadas por 400 millones de dólares para 2013, cerca de 10 veces más de lo que logró en 2010, vale la pena empezar a considerar cuál es nuestra posición frente a las posibilidades que ofrece la plataforma en lo que a publicidad se refiere.

En la actualidad, muchos tienen claro que Twitter es un mecanismo indispensable para interactuar con el target, obtener retroalimentación en lapsos cortos y a bajo costo; pero pocos saben cómo vender y llevar una métrica adecuada. Conforme se aproxima el lanzamiento del sistema de self serve advertising (es decir, la compra de publicidad directa y automáticamente, más al estilo Facebook), el reto es mayor y las posibilidades de perder tiempo y dinero por publicidad mal direccionada aumentan.

Tanto anunciantes como agencias y empresas de medios deben tener en cuenta que las nuevas tendencias no solo requieren adecuación del producto y el mensaje, sino un conocimiento mayor en temas técnicos relacionados con networking, dinámicas sociales y economía conductual.

Pasar de controlar horarios y franjas a desencadenar efectos dominó no puede ser tomado a la ligera, pues una vez disparado un mensaje acertado o no, es prácticamente imposible detenerlo antes de que cumpla su ciclo de vida en la web 2.0. Así es el terreno de los errores de un millón de dólares en el que muy pronto se jugarán las más interesantes batallas publicitarias.

Recursos:

TEC CRUNCH

E-MARKETER

Por : Juan José Niño

Salir de la versión móvil