Conexión Centralproblemáticas del Fast Fashion

problemáticas del Fast Fashion

Estar a la vanguardia en el mundo de la moda, connota repercusiones mucho más trascendentales que el verse bien en el mundo actual

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Captura-4.jpg

La vestimenta siempre ha sido fundamental y necesaria para el ser humano, sin embargo, a través del tiempo se ha visto cómo la moda y forma de vestir reflejan y marcan una forma de pensar, una época en específico e incluso se distinguen las clases sociales a través de ella. 

En los últimos años, la evolución de la ropa ha permitido que se pueda tener acceso a ella de una manera mucho más fácil, de manera que se puede estar renovando el closet casi por completo,

en algunos países dependiendo de la época del año o en algunos casos, cada tres meses si se desea, para estar a la vanguardia en el mundo actual.

Pero debido a los cambios rápidos en las tendencias de la moda, esta industria ha llegado a convertirse en la segunda industria más contaminante del planeta. De acuerdo a Sustain your Style, esto se debe a que al año “se producen 30 mil millones de prendas, en donde las marcas generan alrededor de 52 micro-colecciones por año, en lugar de 2 como era habitual hasta el momento y donde usamos una prenda solo una media de 7 veces antes de deshacernos de ella”.

Te puede interesar: La biblioteca más grande del mundo ¿Sabes cuál es?

Este fenómeno en la industria textil es conocido más popularmente como Fast Fashion. La reproducción de ropa de mala calidad ha aumentado en los últimos años, por eso se genera la necesidad de estar comprando más y más con el paso del tiempo. Es por eso, que se deben tomar medidas que permitan frenar este fenómeno y ayudar a contribuir al cuidado del medio ambiente.

Ya que la mayoría de ropa que adquirimos en las tiendas del mercado es importada, una de las medidas que podemos tomar para ayudar a la sostenibilidad y cuidado del medio ambiente, es asegurarnos de escoger ropa que esté avalada por la normativa ambiental rigurosa de Estados Unidos, Europa y Canadá, así mismo, “elegir fábricas orgánicas y naturales cuya producción no precise de sustancias químicas”.

A pesar de que esto es un problema ya avanzado podemos realizar grandes cambios en el mundo, empezando desde uno mismo, y también esforzándonos por divulgar el mensaje que ayude a concientizar a la sociedad acerca de un consumo responsable, que nos permita convivir de una mejor forma.

Te puede interesar también: Bogotá una ciudad de expresión y color

Escrito por: Laura Tejada Ospina

Webgrafía según normas APA

Fast Fashion: El fenómeno de la moda desechable

El lado oscuro de la industria de la moda

The Government Has Rejected A Penny Tax On Fast Fashion

Written by:

¿Quiéres más contenidos? encuéntranos siempre como @conexioncentral