Icono del sitio Concéntrika Medios

Ética publicitaria en Internet

Nuestra responsabilidad social

A medida que pasan  los años sabemos de la existencia de distintos medios masivos, y así mismo el desarrollo de estos, pero gracias a avances tecnológicos, en la actualidad es  fácil acceder a infinidad de dispositivos por medio de Internet, el cual es  uno de los medios de comunicación más utilizados para la transmisión de información, superando así en ocasiones a la televisión que durante mucho  tiempo lideraba esta línea. Teniendo en cuenta esto, el internet actualmente se ha convertido en una herramienta netamente poderosa a nivel comercial, nivel que nos importa como publicistas ya que cada día encontramos más campos de acción, lo cual es un hecho que estamos utilizando y aprovechando cada espacio de interactividad que este nos ofrece, tanto así que la saturación por este medio es inminente, pero pregunto; con tanta saturación ¿qué es lo realmente importante que estamos aportando al medio?, está siendo usado por parte de pautas publicitarias con real ética?, ¿a quién le está llegando?

Partiendo de estas inquietudes es importante tener en cuenta el impacto que provoca la publicidad sobre el público, ya que la persuasión e información se enlazan para lo que vemos como anuncios y pautas, de este modo las personas reciben esta información como la buena selección de sus gustos que pueden conocer gracias a la publicidad. Esto nos indica que la publicidad está influyendo claramente sobre la sociedad. Por esto el planteamiento… ¿Es mucho pedirnos a nosotros como publicistas que asumamos la pérdida de la Responsabilidad Social?

Es necesario generar un sentido de lo que hacemos y hacia donde lo estamos realmente conduciendo, ya que resulta ser tanto positivo como negativo lo que se está provocando, claro esta dependiendo del factor de uso en el que se emplee. Por ejemplo podemos remontarnos a casos más concretos, publicaciones de imágenes de modelos femeninas exageradamente bajas de peso, puede ser de gran influencia esta “moda”, la cual va netamente ligado al tan alarmante aumento de adolecentes  con anorexia y bulimia, esto según un análisis realizado por un debate ingles, donde actualmente ya están prohibiendo este tipo de publicaciones.

Otro ejemplo claro es la reciente prohibición de la publicidad para cigarrillos en todos los medios masivos incluyendo el internet,  para este último es claro el impacto de la publicidad de cigarrillos en estudiantes menores de edad,  actualmente el acceso a internet por menores de edad es más frecuente, así mismo amenaza y actualmente en el país es delito esta actividad por parte de la publicidad en lugares frecuentes como páginas de descargas musicales, los resultados que puede tener la publicidad en esta decisión de compra por parte de menores de edad, ha sido los efectos que más se le ha criticado a esa industria, estableciendo una clara relación entre consumo y publicidad de causa-efecto. En este punto es claro referirnos al consumidor virtual

y así mismo evaluar cual es la real audiencia de nuestras pautas a quien realmente está llegando la comunicación difundida por internet,  estos llamados consumidores virtuales, son aquellas personas con preferencias, sentimientos, con historia, son seres humanos. Es importante dejar de verlos como nuestros consumidores potenciales, ya hay que  tener en cuenta aquel que está detrás del computador, del mouse cliqueando páginas y botones, son más que consumidores, son  personas de carne y hueso. La base ética  de una buena comunicación está fundamentada en el respeto y el buen uso a la información que poseemos y estamos comunicando.

La actividad en internet  está  transformando mediáticamente a la sociedad y está adquiriendo sus usos y costumbres, intentando hacer de este medio una necesidad básica para la cotidianidad social, su tradicional comunicación transmitida a muchas personas resultaba ser novedoso y llamaba la atención, por ello la evolución, la interacción y la conectividad que enfatiza el medio lucha cada día por comunicar su mercado. De esta forma estamos polarizando el medio para generar una mayor inmediatez al momento de decisión del consumidor sin importarnos en muchos casos sus preferencias. El abuso de personas sin conciencia hace más fácil el acceso para aquellos consumidores con una edad no suficiente para estar en el medio y la pornografía infantil cada vez más va ligada a aspectos publicitarios incitando al consumidor que aceda a estos espacios. Sabemos que estos contenidos por lo general se han desarrollado en distintos medios como literatura, fotografía, video, cine, DVD, dibujos de animación; pero también es claro que últimamente y como si fuera poco, el mejor desarrollo de este delito ha sido por  internet, aunque no se debe negar que así mismo el medio a facilitado el detectar a estos distribuidores, pero también ha influido en su mayoría para el fácil acceso de este delito, en muchos casos inducidos por la publicidad.

Para finalizar es claro que el Internet es uno de los medios de comunicación más utilizados  hoy en día para acceder y transmitir información. Y así mismo para nosotros como publicistas es una herramienta actualmente fundamental gracias a su fácil uso, ya que es un mecanismo poderosamente comercial  y genera un alcance económico por medio de fines publicitarios que ha hecho de este espacio muy rentable y conocer nuevos mercados, por lo tanto la invitación para seguir explotando este medio es  clave, y satisfactorio aún más cuando nosotros como publicistas ponemos las pautas para generar una conciencia legalmente ética para generar cambio y así mismo consumo , los códigos éticos publicitarios nos asegurar una total efectividad para nuestro propósito; ¿por qué no hacer uso de ella? Este mecanismo nos asegura un total cumplimiento por parte de nosotros y así mismo de nuestros consumidores, los cuales tendrán un buen acceso a la verdadera información y sabrán del buen servicio y restricciones del mismo. De este modo evaluamos la calidad de lo que estamos comunicando teniendo en cuenta siempre la ética publicitaria en internet  y con ella la publicidad interactiva

Fuentes:

Angélica Rojas Sanchéz

Producción Hipermedial

Salir de la versión móvil