Icono del sitio Concéntrika Medios

ESTUDIO DE MCAFEE Y SAIC INDICA QUE EL CAPITAL INTELECTUAL CORPORATIVO ES LA NUEVA MONEDA DE CAMBIO DEL CIBERCRIMEN

Las empresas gastan un millón de dólares semanalmente para proteger su información confidencial


Santa Clara, California, y McLean, Virginia – 4 de abril de 2011 — McAfeeScience Applications International Corporation (SAIC) [NYSE:SAI] anunciaron los resultados de un estudio mundial sobre la seguridad de las economías de la información. En el estudio, denominado “Economías informales: el capital intelectual y los datos corporativos privados son ahora la moneda de cambio para el cibercrimen”, los expertos en seguridad y los principales encargados de la toma de decisiones de TI ejemplifican la manera en que los cibercriminales han cambiado desde robar información personal hasta enfocarse en el capital intelectual corporativo de algunas de las organizaciones mundiales más conocidas. Los cibercriminales saben que tiene mayor valor vender la información confidencial y los secretos comerciales de una gran empresa, que tiene escasa o ninguna protección, lo que hace del capital intelectual su nueva moneda de cambio preferida.

La economía cibernética informal está lucrando con el robo de capital intelectual corporativo, que incluye secretos comerciales, planes de marketing, resultados de investigación y desarrollo e incluso código fuente.  McAfee y SAIC colaboraron con Vanson Bourne para encuestar a más de 1.000 encargados de la toma de decisiones de TI en Estados Unidos, el Reino Unido, Japón, China, India, Brasil y el Medio Oriente. El estudio es un seguimiento de un informe publicado en 2008 llamado “Economías desprotegidas”. El nuevo estudio revela los cambios en las actitudes y percepciones sobre la protección de la propiedad intelectual durante los últimos dos años.  Los resultados indican qué países se perciben como los menos seguros para almacenar datos corporativos, la tasa en que las organizaciones sufren filtraciones de datos y el índice de respuesta para evitar o solucionar estas intrusiones.

“Los cibercriminales han cambiado su enfoque desde los activos físicos hacia las propiedades relacionadas con los datos, como los secretos comerciales o los documentos de planificación de productos”, señala Simon Hunt, vicepresidente y gerente de tecnología en seguridad de punto final de McAfee. “Hemos visto ataques considerables a este tipo de información. Ataques sofisticados como “Operación Aurora” y otros no tanto, como “Dragón nocturno”, se han infiltrado en algunas de las empresas más grandes, y aparentemente mejor protegidas, del mundo. Los criminales atacan el capital intelectual corporativo y a menudo tienen éxito”.

“La diferencia entre las personas dentro y fuera de la organización se va desvaneciendo”, indica Scott Aken, vicepresidente de ciberoperaciones en SAIC.  “Ataques sofisticados se infiltran en una red, roban credenciales válidas en ella y operan libremente, tal como lo haría una persona de la empresa.  Es esencial contar con estrategias de defensa contra estas amenazas combinadas y las organizaciones necesitan herramientas contra las amenazas desde el interior que predigan los ataques sobre la base del comportamiento humano”.

Los resultados clave del informe de este año son los siguientes:

Salir de la versión móvil