Campañas“En Red Con La Política”
extraído de google images

“En Red Con La Política”

“En Twitter, todos los caminos conducen a Obama…”

Eduardo Betas, Diario Gestión

Sin duda alguna para involucrar a la juventud colombiana en la participación ciudadana, se tiene que hablar del fenómeno Mockus.   Pocos candidatos en el pasado habían logrado envolver a la juventud en la política como el ex alcalde de Bogotá, quien además de consolidarse como el candidato de la renovación gubernamental y de la visión pacifista para todo acto realizado, creó un movimiento juvenil político con ansias de contagiar a toda la sociedad de valores zafados de la politiquería tradicional.  Quizá fueron las propuestas de gobierno las que incentivaron la participación de los jóvenes,  otros dicen que contundentemente fueron los hechos y no las palabras las que enamoraron la juventud, o talvés la penetración en medios ligados directamente con la juventud como las redes sociales;  sin embargo, más allá de uno u otro argumento lo que hace ratificar la condición de persuasión política en la población joven de Colombia, es sin duda alguna involucrarla realmente en el juego y además hacerla sentir pieza clave para una elección.

Por otro lado, a pesar de que el 46% de la población electoral del país fuesen jóvenes entre los 18 y 29 años, el registrador Nacional de Colombia (Carlos Ariel Sánchez)  publicó que para dicha contienda entrarían a votar 3’800.000 jóvenes entre los 18 y 23 años de edad, razón principal para que algunos candidatos fijaran su target en la juventud e intentaran persuadirlos para que votaran por ellos;  esta alternativa parecía ser una opción arrasadora que desequilibraría la balanza razonablemente por alguno de los candidatos.  Sin embargo la fragilidad de la estrategia política evidenció que no es suficiente crear idealismo y lazos emotivos en los jóvenes sin una táctica racional que les permitieran no sólo aceptar a un candidato político y sus pretensiones sino también sufragar como tal.

Barack Obama en las pasadas fechas electorales para Estados Unidos, se ratificó como el candidato de la juventud gracias a que los incluyó dentro de su estrategia de comunicaciones llevando la parada en redes sociales por internet como Facebook, Twiter, Second Life, Sónico y Youtube; para él fue determinante este segmento de la población puesto que en definitiva fue quien le otorgó el triunfo.  Su estrategia fue similar a la planeada por candidatos en Colombia, sin embargo, supo compenetrar elementos estratégicos que construyeron el sendero a la victoria.

Cuando Barack  Obama estaba en la segunda fase de su campaña (dividida en 3 partes)  sabía precisamente como hacer frente a la gran audiencia estadounidense y lograr diferenciarse drásticamente con sus contendores;  quería posesionarse como el primer presidente de E.U. en utilizar masivamente las redes sociales no sólo para llegar a su grupo objetivo sino también para recaudar fondos, para diferenciarse de sus competidores de la batalla y convencer a millones de personas en todo el mundo de sus propuestas, ya que logró gran acogida en la población radicada fuera del país.   En poco tiempo construyó una política de marca fuerte con un sentido de compromiso y la conexión fundamental para todas las redes sociales como Facebook y Twitter.  Su página oficial en Facebook tuvo más de 12 millones de aficionados,  mostrando un crecimiento del 63% en 6 meses. Con este panorama ¿creen que estar “online” ayuda a ganar una presidencia?

El segundo lugar  de la lista  de facebakers.com pertenece a otro político estadounidense pero mujer llamada  Sarah Palin, quien fue gobernadora de Alaska.  Fue la contraparte de Obama en la misma contienda y fue más famosa gracias a sus posiciones radicales frente al homosexualismo y el aborto y en general  por sus polémicas declaraciones que por su visión política clara; no obstante,  2’055.258 fans en Facebook fueron más que suficiente para estar satisfecho pues su porcentaje de crecimiento se ve también positivo.

Ya en Colombia, Antanas Mockus se constituyó en el candidato no sólo del país ni de la región sino de Iberoamérica en ser el primer político latino en hacer parte del ansiado listado de estos personajes más visitados y reconocidos en Facebook en todo el mundo.   Cabe agregar que los datos suministrados anteriormente van en crecimiento constante a medida que pasa el tiempo.

Además, gracias a la masividad que Mockus logró convocar, se generó el movimiento ciudadano que luego se denominó “Ola verde”, en el que por voluntad propia la gente utilizaba elementos alusivos a su partido, se comportaba de acuerdo a los parámetros que Mockus designaba para la ciudadanía y participaba activamente en los debates que el candidato proponía, cuestión que no se había visto antes en Colombia desde la guerra bipartidista en los 50’s.

La plaza pública se desplazó a la red virtual, en la que el candidato retoma las costumbres típicas del discurso político agregándole tecnología e innovación a un público cada vez más reacio a la temática democrática, despertando en la juventud el interés por alimentar una campaña de forma voluntaria, pegajosa  y exitosa  con sus gustos, talentos y destrezas para comunicar, algo que en definitiva a un  grupo objetivo de mayor edad le cuesta.

Sin embargo, ¿cómo se logra llamar la atención de la juventud en las redes sociales?  Empecemos por el principio y el fin del ámbito publicitario y en este caso de marketing político:   la persuasión.

Persuadir es motivar a diversos prospectos de personas para que voluntariamente acepten, respeten, aprecien y tengan en cuenta un postulado planteado.  Se puede ejercer influencia en los demás con la forma de ser y de actuar de manera consciente o inconsciente; sin embargo quien persuade, enfáticamente pretende que se produzca el cambio de opinión en el otro y desea que quien asuma sus posturas lo haga por decisión propia en uso de su libertad de elección.

Influir en alguien es tan importante que se considera la esencia del liderazgo, es el poder  que se ejerce en la actitud y comportamiento de otros para lograr un objetivo; de allí que  la capacidad  de hacer que ocurran las cosas o lograr las metas propias a pesar de la resistencia de otros es uno de los elementos de persuasión más importantes en la construcción de estrategias de comunicación política para obtener el poder.

La juventud, no sólo colombiana, se enfrenta a diario a bombardeo de información en la que la creación de tendencias, modas, pensamientos, tecnologías y estilos de vida forjan sus personalidades y se convierten cada vez más en foco de persuasión. No quiere decir que los adultos no sean objeto de ello, sino que los jóvenes se proyectan como tabula rasa al entorno político y por ende se convierten en segmentos de población con probabilidades más altas de convencimiento frente a un postulado gubernamental.  Esta posición en un primer vistazo, podría considerarse fácil de persuadir; sin embargo, algunos jóvenes, a pesar de las creencias populares son altamente interactivos, curiosos, y responsablemente participativos en procesos de intervención ciudadana.  Esto mismo se evidenció en las pasadas elecciones presidenciales del país, en la que Mockus, logró convocar a un sin número de jóvenes en el planeta y casi por primera vez cautivar su atención frente a una retórica política, en el que el resultado hubiera sido de magnas proporciones si en efecto su estrategia no se hubiera basado en elementos motivantes engañosos para la contundencia electoral. Sin embargo, el hoy de esa estrategia es la suscripción y vinculación cada vez más crítica y participativa de los jóvenes en el ámbito político, un área totalmente esquiva para sus intereses, gracias también a la utilización de herramientas tecnológicas sociales de interés juvenil que arrasa exitosamente como medio de comunicación.

Ahora bien, con el pasar de los días la tecnología se adapta cada vez más a cualquier segmento de población,  se encuentra latente la oportunidad de mercado de aprovechar el contacto casi perfecto de persuasión que constituyen las redes sociales en cualquier mercado y sobretodo en política; esto constituye un área desaprovechada por los estudiantes de publicidad, quienes poco o nada nos interesamos por el tema. No hablemos de  intervención directa en política  (que a pesar de todo, le falta mucho camino por recorrer para atraer más la atención sensata de la gente) sino de la investigación y estrategia que son temas de interés que nos compete como estudiantes  de la carrera.  Somos nosotros y no cualquier persona interesada en asesorar a un político para llegar al poder, quienes contamos con las herramientas académicas precisas para lograr el fin último de un producto o servicio: vender  que para este caso se traduce en  ganar una elección.

Las redes sociales abrieron un panorama en el que cada día se diversifica la comunicación, se abre paso a la creatividad para lograr esa persuasión cambiando un poco el estereotipo de imagen por el de las palabras.  Una sola frase controversial en Twitter despliega una llamarada de emociones, ideologías y pensamientos que hacen que una de las intenciones de la publicidad se genere y esta es la creación de ruido.  Entendamos como se logró cambiar la percepción de un tema totalmente soso en la población, a uno en el que cada vez más genera pasión.  La involucración de las TICS en el entorno de la cotidianidad de la población nos abre caminos para llegar estratégicamente a un objetivo planteado;  nos hace   “jugar” a lo largo del proceso con la sicología del consumidor. Por tanto, nos facilita los puntos de contacto y la efectividad del mensaje.

Invito a los estudiantes a ser mello en lo que significa la carrera de Publicidad y no sólo enfocarnos en el área comercial con la firme intención de trabajar en una agencia;  olvidamos que nos encontramos preparados para abarcar comunicaciones estratégicas que no se sesgan únicamente para un producto que debamos trabajar en agencias. Olvidamos áreas de nuestro interés profesional que hoy día están siendo aprovechadas por personas sin bagaje académico o por lo menos con experiencia en el tema, que constituyen una pérdida de credibilidad de los publicistas en política.  En política cualquiera puede ser asesor de publicidad desde que se le ocurra un diseño y una forma en cómo invertir la plata de afiches o cuñas radiales y por eso hemos perdido fuerza  y contundencia en esta área de la publicidad.

Poco a poco los políticos estrategas e inteligentes se enganchan con este medio de comunicación y logran convocar a un sin número de clientes para la compra de su producto;  descubramos esta brecha en la que no hay mejor profesional para guiar a los padres de la Patria en el proceso exitoso de una comunicación novedosa, económica y 100% interactiva.  Ya tenemos prospectos a seguir como lo son Germán Medina, Publicista que asesoró campañas como las que llevaron a Alan García a la Presidencia del Perú y a Óscar Arias a la de Costa Rica, a Enrique Peñalosa a la Alcaldía de Bogotá y a Sergio Fajardo a la de Medellín;  o el controversial J.J. Rendón, quien a pesar de todo pronóstico y crítica ejerce como nadie la persuasión y las técnicas de comunicación a cualquier segmento de población a la que su candidato se dirija.

Este documento hace parte de una investigación para mi tesis de grado sobre la apertura de las redes sociales en el marketing político de Colombia, en el que se podrán evidenciar los pros y contras de esta herramienta en la comunicación política, y de la falta de profesionales que se liguen directamente con el tema ya que con el auge hoy día por la política  en redes sociales  cualquiera con conocimientos vagos en este tema, de forma arbitraria se siente con la potestad de involucrarse en  el tema estratégico de una campaña política.  Para una mayor lectura y profundización de este tema, podrán acceder con posteridad a mi tesis de grado en la biblioteca de la Facultad de Publicidad de la Universidad Central.

Fuentes de Consulta

  • Biviana Clavijo y Lina Morena. Política Elecciones presidenciales en Colombia 2010.  Instituto de Ciencia Hernán Echavarría Olózaga.   Bogotá, 2010
  • Jorge Luis Salcedo.  El fenómeno Mockus. En:   Diario La Nación; Neiva, 13 de abril de 2010.
  • Germán Medina Olarte.  Cómo gritar para que voten por mí y tener visibilidad para gobernar. Segunda edición, Bogotá. Editorial Oveja Negra 2007.
  • María Elvira Salazar. Entrevista a JJ Rendón programa “María Elvira Live”.  Bogotá, 24 de junio de 2010.
  • Ingrid Zacipa.  Juventud, la subjetividad de la marca. Primera edición, Bogotá.  Departamento de investigaciones Universidad Central, 2002.

Autor

JOHANA PÁEZ PATIÑO