Conexión CentralDel Copyright a Creative Commons

Del Copyright a Creative Commons

CreativeCommonsIconsDe la calle a la Red, de los derechos de autor al Freware,  del Copy and Paste a la edición en Wikis, de la oficina de patentes y demás a Creative Commons, ¿existe hoy en día la piratería o simplemente está dejando la selva de cemento para instalarse en la Red y convertirse en información libre y legal para todos?

Mucho se ha hablado de los derechos de autor o Copyright que llaman, de cómo estos  tendrían que modificarse en tiempos de PDA`S y  autopistas de información, y  como los llamados piratas han hecho que muchos escritores, artistas y demás instituciones tengan menos entradas económicas de las que debían tener.  Pero hoy en día,  donde  el mundo gira en torno a la tecnología;  un libro, una imagen, o una canción sale más barato en la Red que en una “librería de andén”,  donde los mismos autores tienen que decidir si los demás pagan por lo que hacen, o lo regalan;  y donde las cosas pierden el valor simbólico original; hacen que algunos aspectos como la libertad a la información y la restricción de una parte de esta; el plagio (tomar las cosas prestadas sin permiso) por medio de la utilización de Shareware y Freeware; la edición de contenido en la Red; y los fines educativos, sean algunos de los pequeños demonios (literalmente hablando) que deben ser  tenidos en cuenta al hablar de Copyright en el mundo virtual.

En estos tiempo de unos y ceros (no me refiero a los cheques, me refiero al sistema binario) se tiene bastante acceso a la información a través de la Red, pero muchos no tienen ni siquiera acceso a la tecnología, y los que la tienen, en algunos caso deben pagar por la primera. La limitación de información por falta de recursos tecnológicos  o económicos,  y  el ocultamiento de esta (eso sonó a tiempos en los que la iglesia mataba al que supiera leer) por la misma necesidad de la comunidad, hace que muchas creaciones se pierdan y evita que cada  habitante del planeta pueda ver el mundo desde una perspectiva distinta.

Por otro lado, el uso de pruebas de programas o programas de dominio público hace que se  pueda editar una imagen o se tome parte de ella; que se “vuele” una contraseña para adquirir mas información (la malicia indígena del ser humano) en una época donde ya todo está creado, y nada es nuevo; donde hay estancamiento de ideas verdaderamente innovadoras, en tiempos donde el cerebro no da para más que las redes sociales, y los cables cruzados no permiten sacar una idea “no rebuscada”.

Entonces ¿Podrían los derechos de autor convertirse en ilegales o  hay nuevas formas  para que cada usuario en el mundo (por lo menos los que tienen los recursos) puedan acceder a toda la información existente en el ciberespacio?

Los más probable es que como dice Shakira primero “el mar pierde el sabor a sal”, que el derecho de autor volverse ilegal. Lo que sí es cierto es que hay nuevas formas de licenciamiento abierto como CREATIVE COMMONS,  una organización no gubernamental sin ánimo de lucro, creado por Lawrence Lessig , un “duro” en ciberderecho y profesor de la Universidad de Stanford ( como raro). Esta organización lo que hace  es permitir que la creatividad tenga menos barreras legales a través de nuevas leyes y tecnologías. Creative Commons también son las licencias de la organización. Y como esta gente piensa en todo, también tiene el proyecto Creative Commons International, que tiene por objetivo traducir las licencias a diferentes idiomas y adaptarlas a las leyes de los distintos países. En el momento 28 países están en el proceso de traducción y tiene 170 millones de obras licenciadas en todo el mundo.

Creative Commons  es el hijo “bien” del copyright, es una nueva forma gratuita y original que permite encontrar obras en la red por un lado;  y por el otro hacer que los autores usen de manera amplia la tecnología para difundir su material a través de algunos derechos reservados. Aparte de todo, ha permitido que se genere negocios a través del trabajo colaborativo de sus miembros creando un nuevo tipo de economía llamado “sharing economy”.

¿Pero cómo funciona todo este rollo?  A ver les explico. Al entrar al Sitio Web, se selecciona las características para la distribución de la obra , que puede ser de uso comercial donde se decide si sólo se va a “distribuir, exhibir y ejecutar el trabajo y realizar otros trabajos derivados del mismo sólo si se realiza sin propósitos comerciales.”;  permitir modificaciones de la obra; jurisdicción de licencia: lo que permite decidir si se ajusta a las leyes de determinado país; el formato en el cual se encuentra la obra; y por último reconocer las citas de los autores mencionados. Después se genera un código, que se debe copiar en la página Web donde se encuentre la obra a proteger y desde ahí comienza su funcionamiento.

Como se puede ver no es nada complicado. Simplemente son nuevas formas de proteger los derechos de autor permitiendo así, que muchas más personas puedan acceder a la información de la Red de una forma gratuita (aunque falten recursos tecnológicos en algunas partes. Con eso no podemos hacer nada por lo pronto. Primero hay que acabar con el hambre para comenzar con eso) ya que  así los nuevos creadores pueden  darse a conocer a nivel mundial sin temer al  plagio de sus obras en la Red, la cultura crece y permite que la información editada en la Web pueda ser verificada. Por otro lado es bueno informar a la gente que tiene poco acceso a la tecnología para que puedan mostrar su talento, y a los jóvenes especialmente para que protejan sus ideas y no dejen que nadie se las robe como pasa muchas veces. Al fin y al cabo el que no está en la internet no existe.

http://www.nosolousabilidad.com/articulos/da_internet.html

http://www.justiniano.com/revista_doctrina/LOS_DERECHOS_DE_AUTOR_EN_INTERNET.html

1 Comment

  • Andres Rojas

    Gracias por esta información. Ojalá se publique más acerca de las cuestiones legales en nuestro país. Chao

Comments are closed.