<strong>Una sorpresa no tan sorpresa</strong>

Una sorpresa no tan sorpresa

 

Eliana mi mejor amiga desde que estamos en cuarto de primaria, cumple el 17 de septiembre y como todos los años me encanta planear algo para hacerla sentir especial y claramente este no fue la excepción; los años anteriores todo salió de maravilla pero este venía con algunos imprevistos que no me esperaba y que ya se los iré contando.

Todo empezó exactamente en Agosto, cuando hablando con el novio de ella decidimos crear un grupo de WhatsApp con los amigos y familiares más cercanos, ya habíamos planeado hacerle una fiesta sorpresa el 16 de septiembre pues ella, al día siguiente, se iba de viaje con su novio pero no queríamos dejar pasar la oportunidad de estar con todos sus seres queridos.

Nadie nos contestó cuando comenzamos a escribir en el grupo, por lo que decidimos esperar hasta el 1 de Septiembre para saber quiénes podían estar en la fiesta. Ese día la mayoría de amigos confirmaron, por lo cual decidimos sacar a los que no habían hablado. Una vez confirmados todos, comenzamos a dar detalles de esta fiesta: comida, decoración y lugar.

Con todos de acuerdo acerca de lo que haríamos fue cuando comenzamos con los primeros problemas, pues al indicar la cuota de dinero para comprar lo necesario nadie lo enviaba.

 

Pasaban y pasaban los días y no recibiamos respuesta y ya era muy tarde para apartar el servicio de comida y mandar hacer el pastel que queríamos, finalmente pudimos acordar otra cuota y recoger lo necesario para hacer un asado.

Faltando 3 días para esta, comenzamos a organizar cómo sería la sorpresa, mi novio y yo nos encargamos de comprar la decoración y el pastel, mientras que David (el novio de Eliana) y su hermano se encargaban de la comida, pero nos faltaba algo muy importante y era saber cómo llevamos a Eliana sin que se diera cuenta pues esta sorpresa era en la casa de su novio.

Pensarán que esto podría cuadrarse de manera fácil pero no es así ya que todos teníamos el tiempo justo y no veíamos cómo recoger a Eliana. 

 

Yo vivo muy cerca de ella y la única opción era que yo la recogiera pero los tiempos no coincidían, pues yo debía trabajar en la mañana, salir a comprar lo que hacía falta para la fiesta, llevarlo a casa del novio, ir a mi clase y volver a recogerla a ella.

Después de pensar toda la mañana como organizarme, no esperaba que esa mañana del viernes 16 se dañara el computador de mi trabajo, cuando mi jefe me indicó que debía ir a la empresa arreglar este, todo se me complicó pues no tenía tiempo para comprar nada y no sabía hasta qué hora estaría allí esperando mi computador.

Salí de mi casa a las 10:00 am hacia la empresa, los técnicos comenzaron a revisarlo y me indicaron que estaría listo hasta la 1:00 pm, mi clase era a las 2:00 pm y debía volver a mi casa con el computador e ir a comprar las cosas para la fiesta e ir a la casa de David, en este punto sabía que no alcanzaría a llegar a mi clase por más que corriera.

Eliana, en este punto, solo sabía que debía acompañarme al centro comercial para hacer unas compras pues fue la única excusa que encontré para salir de la casa. 

Todo parecía ir bien a pesar de que no había podido hacer todo lo que debía para ese día, pude dejar el computador, comprar lo necesario e ir a llevar las cosas, para este momento ya eran las 4:30 pm y no había hablado con mi amiga.

Nosotras debíamos estar llegando a la sorpresa a las 6 pm. Cuando ya estaba cerca a la casa de ella y decidí llamarla me dijo que no se encontraba allí y que se le había olvidado que íbamos a salir, me preocupe mucho porque ella me dijo que estaba a 40 minutos de su casa y aún no había terminado de hacer lo que debía.

Lo único que pensé fue decirle que estaba bien y que la esperaría en mi casa, a lo que ella me respondió que tan pronto llegara me avisa para que la recogiera y desde allí pidiéramos un Uber. Pasados 30 minutos recibí una llamada de mi novio el cual me decía que nos podía recoger y de una vez iría con nosotros porque le habían cancelado su clase de ese día.

Él llegó por mí y cuando mi amiga ya se encontraba en su casa decidimos pasar por ella, es aquí donde comenzamos a darnos cuenta que nuestra sorpresa no resultó como queríamos.

Pues al entrar a la casa de mi amiga ella estaba muy arreglada, más de lo normal y cuando ella dijo que debía llevarle comida a su perro que estaba con su hermano fue cuando supe que todo había salido mal, pues no entendía ella como sabía que iríamos a donde su hermano.

En este punto, ella nos contó que sabía que íbamos para una sorpresa pues el día anterior escuchó a su hermano invitando a su novia a la fiesta y dándole detalles de cómo sería todo, el hermano de mi amiga no se percató que ella estaba escuchando todo. Ya no había nada que hacer más que reírnos.

 

Al final ella no sabía dónde sería la fiesta ni quien estaría, por una parte llegó a ser sorpresa y por otra no. Lo importante de esto es que ella se emocionó igualmente. La pasamos muy bien y estuvo con las personas que la aman.