Reducir el salario de los congresistas: ¿ES NECESARIO?