ACN Agencia Central de NoticiasPEDAGOGÍA, APRENDIZAJE Y LUCHA: ENTREVISTA A SOL BARBOSA TORRES

PEDAGOGÍA, APRENDIZAJE Y LUCHA: ENTREVISTA A SOL BARBOSA TORRES

Por: Sara Sofía Díaz Cañón

En el día de hoy nos encontramos con Sol Barbosa Torres, docente, bailarina profesional y creadora de contenido digital sobre género. Para esta entrevista nos centraremos en la pedagogía y aprendizaje en las marchas feministas desde su experiencia, escuchar cómo desde su militancia ayuda a construir espacios de retroalimentación y apoyo durante los eventos ocurridos en el 8M a lo largo del país. 

 

¿Para ti qué es la marcha feminista?

Para mí la marcha feminista es convocarnos y hacer un llamado a todas con todo lo que tenemos qué decir, con todo lo que tenemos que luchar, con todo por lo que tenemos que manifestar. 

 

Reclamamos la violencia que nos hacen como mujeres. Es una manera de hacernos oír. Es una manera de evidenciar la rabia, la angustia, la injusticia y las exigencias. Es una necesidad para derrocar muchas opresiones. 

 

¿Qué impacto han tenido las marchas como el 8M y el 25N en Colombia?

En primera instancia, el cambio de magnitud de nosotras es evidente, como cada vez vamos siendo más. Ha sido un impacto notario porque cada vez hay más por qué luchar y por qué pelear. 

 A través del canto, de la lucha, de la danza y de las lecturas aprendemos lo que es la manifestación social. Una marcha llena de vandalismo por la revolución es importante también. Es una manera de recordar las que siempre estarán presentes, las muertas por la violencia patriarcal. 

 

Como una mujer que pertenece al movimiento feminista, ¿Qué significado tiene el que sigan convocando marchas cada año?

Básicamente porque la lucha no se ha acabado, continúa y va por siempre. No es algo intermitente, es un acto que no tiene fin. Seguirá siendo importante porque las mujeres necesitamos estar presentes en la calle, ya que es el espacio en dónde más hemos estado vulneradas, es la necesidad de apropiarnos de la calle para ser libres. 

¿Qué entiendes por pedagogía feminista dentro de las marchas?

 La pedagogía feminista se hace de muchas maneras, incluyendo las marchas y dentro de las calles. La pedagogía empieza desde que empezamos a ser sororas, a cuidar a la otra siendo esta una práctica esencial. 

 

De ahí para adelante están las charlas, los letreros que cuentan una historia, los rayones en las paredes. Ha sido una manera de aprendizaje, no académica, pero que de igual manera sigue siendo educación. Esto es cuando aprendes de otras mujeres a través del relato y del habla, la verdadera pedagogía feminista. 

 

Dentro de tu experiencia como maestra, ¿Qué aprendizajes se obtienen al participar en este tipo de actividades de lucha?

Todo es aprendizaje. Incluye aquel aprendizaje feminista que no se nos enseñó desde pequeñas, pero de igual manera es esencial para crecer y sobrevivir en un sistema patriarcal a través de la lucha. 

 

Aprendemos de educación sexual, de nuestro cuerpo, de nuestra vagina, del aborto, de los diferentes tipos de abuso hacia nosotras, de la responsabilidad afectiva, de las diferentes luchas y ramas del feminismo. 

Es el aprender cómo ha surgido el resonar en la historia de la otra, el conectar de manera sorora. En la lucha se aprende que no estamos solas bajo un sistema que nos enseñó a un estilo de vida de sufrimiento. 

 

A través de tu rol como creadora de contenido, ¿Cómo crees que las marchas feministas han tenido un valor para tu público?

Siento que ha tenido un impacto positivo en el público hacia los temas que yo abordo y toco. Me han llegado mensajes en donde conectan conmigo, diciendo que antes no había concientizado ciertas violencias sistemáticas. 

El impacto también está en no hacerlo personal sino de hacerlo de manera comunitaria, una invitación a la calle para la creación de una red de apoyo entre el contenido y quienes lo consumen. 

Necesitamos ser vistas y que nos escuchen, no solo hacia nosotros mismas sino también de llevarlo afuera. El impacto más grande fue en el reciente 8M como varias seguidoras vivieron su primera marcha y compartieron su experiencia conmigo

 

 

¿Cuáles elementos crees que deben estar presentes para participar en una marcha feminista en Colombia?

El elemento más fundamental es la seguridad. A partir de ello, abogar la seguridad de ti misma y de las que te acompañan. El cómo nos estamos exponiendo para poder construir espacios seguros. Realizar acciones directas con la cero identificación a través de la iconoclasia. 

La exposición es importante. Por otro lado, hay que vivir la marcha y los plantones, siempre teniendo la disposición de estar y entenderla. También, la sana convivencia entre todas las participantes, escucharlas y respetar a la otra manifestante como a nosotras mismas. 

 

¿Qué te ha dejado como creadora de contenido en redes, el hablar e informar sobre la importancia de la presencia feminista en las calles?

Me ha dejado muchísimas cosas. Lo primero es que evidentemente sí puede haber un cambio. Existe una diferencia entre las mujeres que hablan de feminismo en las que básicamente creamos una cadena pedagógica de manera independiente y cómo notamos ese cambio en la discusión. 

En cuestiones de las denuncias, cómo informar sobre abusadores, cuidarnos entre nosotras. Algo que me parece valioso es también cómo mostrar apoyo a situaciones delicadas y si necesitan ayuda sabrán que podrían venir a mí. 

Así también cuando mis colectivos me invitan a participar con talleres de baile, siempre será la intención de participar con mujeres que han sido violentadas de alguna manera y poder reconciliarse con sus cuerpos. Siento que cuando dicto ese taller las ganancias no solo son la reconciliación conmigo sino con todas nosotras. 

El feminismo se puede llevar hacia todas las maneras para sanar


¿Cómo definirías la pedagogía feminista?

La pedagogía feminista se hace a partir de absolutamente todo. Tal cual, así como se generó una cultura machista en todo, básicamente esta pedagogía consiste en borrar desde la salud, desde la economía, desde la política. 

La defino como un despertar. Para mí el hecho de hablar de feminismo es eso. Redefinir lo inculcado y darnos cuenta de que lo aprendido de la violencia en la familia, en la televisión, en los chistes, etc. Finalmente, la pedagogía es tomar la cultura, concientizarlo y transformarlo, y es una construcción que va para siempre


¿Qué tienes pensado para las siguientes marchas desde tu papel como docente, creadora de contenido e influenciadora?

Hacer una gran difusión constante, mientras más, mejor. El hecho de seguir hablando y tocando temas que son importantes por los que hay que salir a las calles. De opresión, de injusticia, etc. 

Me gustaría mucho el acto no solo de hacer el plantón sino también llevar el arte porque se necesitan diferentes lenguajes y diferentes maneras de expresión; desde la danza y desde el performance. Me gusta más estar presente y de esta manera seguiré llevando mi parte y mi manera en la que puedo comunicarme en las marchas.

Sol ha sido una de las figuras representativas de los medios independientes en la lucha por la legalización del aborto y en la educación corporal femenina a través de las redes sociales. Con estas reflexiones entendemos la importancia del aprendizaje en la protesta social. 

¿Quieres saber más sobre marchas feministas? Visita más contenido de la autora: https://concentrika.ucentral.edu.co/actualidad-en-internet/que-es-eso-de-marchas-feministas/