Icono del sitio Concéntrika Medios

Marcha zombie en Bogotá: temor y diversión

No se lo pierda este próximo 3 de noviembre, desde las 11:00 a.m. y su recorrido a las 06:30 p.m. en la Plaza de Toros la Santamaría.

Zombie Walk o marcha Zombie es un anglicismo, ideal o representación que conforma a un grupo de personas disfrazadas como zombis, realizan esta actividad caminando por centros urbanos, centros comerciales y calles de la ciudad, mostrando sus disfraces y generando diversión y un poco de realidad a sus ideales.

Sus principales eventos y lugares se han originado en importantes y agradables ciudades de américa del norte, la primera caminata se inauguró en Sacramento, California, el 19 de agosto de 2001, desde ese momento se lleva realizando esta actividad en diferentes ciudades del mundo.

La Marcha Zombie surgió por primera vez en Bogotá en el año 2001, por el organizador Michael John Kricfalusi, conocido como JohnK, un animador canadiense quién maneja una gran pasión por las películas de clase B, decide inaugurar con sus amigos y familia la representación y caracterización de los Zombies en la gran noche conocida por todos 31 de octubre, día de las brujas o más conocido como Halloween.

Disfraces, terror, magia y emociones vivirán los bogotanos, este próximo 3 de noviembre en la marcha Zombie 2018; un evento inolvidable y lleno de ficción que dejara los pelos de punta para más de uno y dejara las mejores y más gratificantes experiencias.

Bogotá, Neiva y Villavicencio son las principales ciudades donde se presentan estos eventos, eventos que no solo se hacen por seguir la tradición sino se realizan con el fin de recaudar fondos para las familias de escasos recursos, su entrada o aval para su participación es de tan solo $1.000 pesos o entrega de alimentos no perecederos.

No se lo pierda, viva esta gran emoción junto con amigos, pareja o familia, del miedo no se vive y la emoción se siente.

Fuente de información: Zombie Walk, La república; La marcha Zombie, evensi; Marcha Zombie Bogotá 2018.

Elaborado por: Estefanía Castañeda Ruíz

Salir de la versión móvil