La injusticia, el peor asesino