ACN Agencia Central de NoticiasHockey Subacuático: un juego de titanes

Hockey Subacuático: un juego de titanes

 

Con más de 50 años en la historia el hockey subacuático se ha convertido en uno de los deportes más complejos del mundo, es practicado en más de 7 países y cuenta con jugadores mixtos de diferentes edades. En esta disciplina el físico es importante, pero tener actitud es un requisito imprescindible.

Por: I. Gómez, J. Lozada, L. Farfán.

Hockey1

¿Preparados? ¡Juego! Grita el entrenador. Y los doce jugadores, seis de cada equipo, se lanzan  al agua en busca del disco como si fuera un tesoro que atrapar, mientras tanto los 4 relevos esperan su turno. El enfrentamiento se lleva a cabo durante 30 minutos, dividido en dos tiempos de 15 cada uno y con un intermedio de 3 minutos para descansar. Se observa como salen a la superficie y se vuelven a sumergir, cada uno calculando cuanto aire necesita para seguir, pero todos con una sola meta: anotar.

La mezcla del buceo y el hockey tradicional dieron origen al hockey subacuático en los años 50 en Gran Bretaña, sirviendo así como anzuelo para aquellos submarinistas que abandonan la marina. Actualmente este deporte se practica en países como Australia, USA, Canadá, Francia, Holanda, Sudáfrica, Italia, España, Colombia, Argentina o Bélgica.

El objetivo del juego es llevar el disco que se encuentra en el fondo de la piscina hasta el arco del equipo contrario. Cuando ya han llegado los 15 minutos ambos equipos cambian de lado. Es necesario que al llegar al final del juego haya un ganador, de no ser así se jugará un tiempo de 10 minutos. Si después de éste el resultado sigue siendo el mismo se procederá a una segunda prórroga donde el primero que marque gol ganará.

En cada partido los equipos disponen de un tiempo muerto de un minuto. Este tiempo puede ser solicitado por el entrenador para realizar algún planteamiento táctico o simplemente para que los jugadores salgan a tomar un poco de aire.

Durante el partido, y como en la mayoría de los deportes, se debe contar con jueces que velan por el juego limpio. En este caso se evidencia la presencia de dos árbitros dentro del agua y uno más afuera, que al ver la señal de los mismos hace sonar un timbre electrónico para que se detenga el juego y se cobre la infracción.

En este juego existen una serie de acciones que vistas desde el ojo del juez o árbitro llevarían a la penalización o expulsión del jugador. Entre esta faltas encontramos los actos mal intencionados, golpes con el brazo, lanzamiento del disco a la cara o a alguna parte del cuerpo, el utilizar partes del mismo para mover el disco, llevar el disco a partes no visibles, como las esquinas de la piscina, donde el rival no lo pueda ver,  y por último, algún tipo de obstrucción al rival

Esta nueva técnica de jugar hockey llegó a Colombia hace aproximadamente 20 años, siendo Cali la ciudad que lo acogió y lo promovió al resto del país. Desde entonces se ha convertido en un deporte no tan común pero que va cogiendo fuerza, pues como lo afirma Santiago Cobaleda, jugador de Hockey subacuático e integrante de Titanes, “es una oportunidad de conocer otros países y de hacer algo que no es tan común. Además porque este ejercicio reta a tu cuerpo a continuar a pesar de sentir que ya no puedes más”.

El hockey subacuático a diferencia del tradicional requiere que el deportista tenga mayor resistencia física, pues al no poder intervenir todo el tiempo en una jugada tendrá que subir a tomar aire y volver a entrar, provocando más desgaste físico que el hockey tradicional.

Jeisson Buitrago, entrenador de Hockey Subacuático afirma que una persona para poder practicar este deporte necesita “muchas ganas, actitud, estar dispuesto a probar dinámicas diferentes tanto de entrenamiento como de práctica”, ya que al no ser un deporte tan convencional requiere de estrategias para que las personas interioricen todo lo planteado  del ejercicio. “Es un deporte que tiene un alto nivel de complejidad, ya que su medio es el agua y es muy complicada la comunicación, así que requiere concentración y trabajo en equipo”.

Por otro lado explica que no es necesario saber nadar, aunque sería importante empezar por ahí, ya que en el entrenamiento que se lleva a cabo al ser parte del club de hockey subacuático se les enseña lo básico para que puedan desempeñar las actividades. Santiago resalta que “el Hockey no es un deporte muy fácil cuando uno inicia, es algo complicado adaptarse a muchas cosas que son externas al cuerpo y que incomodan, como lo es el traje que le permite desenvolverse en el agua”.

Hockey3

 Al ejecutar este deporte se practica también la apnea, que es “la capacidad de aguantar la respiración debajo del agua” afirma Jeisson, indicando que el hockey sub es un juego veloz, dinámico, de movimientos rápidos lo que hace que las apneas sean cortas. Existen dos tipos de apneas, la estática y la dinámica

Las personas vinculadas a este deporte deben llevar un entrenamiento constante y éste, como lo indica el entrenador, debe tener un componente físico intenso, un componente técnico, uno táctico y uno mental. Todos estos aspectos permiten que una actividad como ésta, en la que comunicarse no es fácil, pueda generar estrategias que permitan el trabajo en equipo.

Sub 17, Sub 19, Sub 20 y hasta sub 23 son las categorías que se encuentran vinculadas a este deporte acuático, cada deportista es ubicado en la que corresponde a su edad, puesto que los entrenadores de esta práctica coinciden en que los partidos deben ser equitativos, donde se enfrenten los jugadores de la misma edad. Estas categorías son tanto como para hombres como para mujeres

Es importante reconocer que este deporte no es apto para aquellas personas que tengan problemas cardíacos, que presenten algún tipo de discapacidad que no les permita usar el equipo básico. Aunque como lo afirma Jeisson Buitrago “está abierto a diferentes situaciones de discapacidad, este deporte puede ayudar a acabar con muchas dificultades”.

Después de casi cinco años, Santiago Cobaleda ve en esta experiencia una experiencia diferente. “Yo al principio le tenía miedo al agua y yo no sabía nadar. Mi papá me metió a un curso de natación y mi entrenador me contó sobre el Hockey subacuático”. Lo que más le gusta es que “es un tema de conversación increíble, además de la sensación que se produce cuando el  cuando sales a respirar y el corazón te dice que ya no puedes más porque es una apnea muy larga, ese sentimiento, esas ganas de seguir de luchar, eso me gusta.”

Hockey4

 Los espacios donde se ejecuta el hockey Sub es en una piscina con una medida de 21 a 25 m de largo, de 12 a 15 m de ancho y de 2 a 4 m de profundidad. El diámetro del área de gol es de  6 m y el del área de penalti es de 12m.

Los titanes: más de 9 años en la formación de deportistas

 

Como cada fin semana y en la misma cancha, la de Bellavista Colsubsidio, se reúnen Camila Aponte, Santiago Cobaleda y el resto de chicos que conforman al grupo Titanes, único equipo de mayores de Hockey Subacuático en Bogotá. Su entrenador Henry Ramírez dirige y corrige cada movimiento.

Titanes nace como una propuesta diferente por parte de un grupo de natación de la Universidad Nacional que en su momento era dirigida por José Martínez, quien se encontraba practicando rugby subacuático e hizo que el grupo se enfocará en actividades que estuvieran relacionadas con el agua. Desde esa idea empezaron a viajar a diferentes lugares donde pudieran encontrar puertas para conocer más sobre este deporte. Pero es realmente gracias a una invitación a un campeonato de hockey subacuático en la ciudad de Medellín donde ellos conocen sobre esta práctica “llegamos allá teniendo una noción muy vaga de esta actividad” asegura Jeisson, quien hacía parte de ese grupo de natación. Aparte de Titanes hay otro grupo de menores, entrenando en la ciudad de Bogotá

Títulos mundiales

En el 2015 se realizó un campeonato netamente femenino en la categoría 3×3, “tratamos de romper con estos esquemas machistas en la práctica deportiva” dice Buitrago, constatando además que en Titanes la presencia de mujeres es alta. “Al principio fue un poco complicado, porque es un poco más rudo, pero al momento en que vas a las competencias ya después entras con más fuerza con menos miedo” asegura Camila, quien se siente cómoda compitiendo con hombres y demostrando además que la capacidad bajo el agua es la misma.

Porque para todos, este deporte es disciplina para el cuerpo y para la mente, y no entiende de sexo ni de discriminaciones. Jugar en el agua es duro, pero gratificante y retador, afirman lo que hacen de esto su particular pasión.

InfografaHockey

Written by:

La Agencia Central de Noticias de la Universidad Central es un proyecto que integra la teoría y la práctica en el ámbito del periodismo. Es un espacio de experimentación y proyección social de la comunicación, que se gestó en el programa de Comunicación Social y Periodismo en el año 2000.