ACN Agencia Central de NoticiasEl Pasado de los Trazos en la Piel

El Pasado de los Trazos en la Piel

Escrito por: Karol Álvarez 

Anteriormente, hablamos con tatuadores de diferentes partes del país, tatuados e ilustradores, e incluso debatimos si el tatuaje entrase en la categoría de obra de arte, pero, ahora es válido preguntarnos ¿realmente sabemos cuándo comenzó esta práctica? 

 Uno de los indicios del origen de la palabra tatuaje es señalado en el trabajo de Alejandro Sanchez “La serpiente y su trazo: Relaciones de pertenencia entre el tatuaje y el dibujo” (Universidad de Sevilla), al decir que parece proceder etimológicamente de la palabra “ta” que significa “golpear”, con el consiguiente sonido “tau-tau” que viene del vocablo polinesio.

 El primer registro que se tiene sobre los tatuajes es de Ötzi, la momia prehistórica encontrada en un glaciar de los Alpes, con más de 61 tatuajes en partes como espalda, rodillas, cadera, pecho y vientre, que son los lugares comunes de acupuntura, siendo los tatuajes puramente medicinales

 Según la investigación publicada en “Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal” por Rodrigo Ganter,  y la revista “Arte, Cultura y Sociedad: Revista de investigación a través de la práctica artística” más específicamente, en la ponencia de Tatiana Muñoz, en el antiguo Egipto era una práctica exclusiva para las sacerdotisas.

Por otro lado, las civilizaciones griega y romana consideraban como un estigma que otra persona señalara la piel de por vida, por lo que solo lo usaban para los esclavos, o en ocasiones para señalar el rango de los soldados. 

 Años más tarde, en la época medieval, con la iglesia en el poder, se prohíbe rotundamente la práctica, ya que era asociada con el paganismo y la intervención del diablo. Pero gracias al capitán James Cook, en la época moderna se vuelve a hablar de los tatuajes, al hacer famoso al pueblo polinesio y sus prácticas, al igual que a los maoríes.

 Bajo otra óptica, la revista médica de arte y cultura nos cuenta que los piratas en los muelles no usaban técnicas tradicionales, sino que punzaban sus carnes y luego cubrían el contorno del dibujo con pólvora, después la quemaban, y los residuos de la explosión que se incrustaban en la piel formaban el resultado final.

 

Así pues, el tatuaje resulta ser contradictorio, porque mientras se señalan comunidades de forma exótica por tenerlos, los aristócratas europeos se realizaban tatuajes,y los misioneros buscaban erradicar esta práctica ancestral de sus grupos originarios.

 Otro ejemplo de su diversidad de usos es la cultura yakuza, una organización criminal que voluntariamente se tatuó para identificarse con su grupo, rompiendo la idea que creó el gobierno de Japón al tatuar a los delincuentes.

Para el siglo XIX, los tatuajes se siguen mostrando como algo raro y exótico en los circos, y no fue hasta la invención de la primera máquina, que hizo que la práctica fuera menos dolorosa y más rápida, que se popularizó y comercializó, convirtiendo a Estados Unidos en el “estudio” más conocido a nivel mundial.

Las subculturas del siglo XX fueron decisivas para entender el tatuaje como lo hacemos actualmente. El movimiento hippie dignificó la práctica del tatuaje y le agregó un importante elemento colorista. Por otro lado, en los 80 las movidas del punk, el rock, los motoristas y otros, constituyeron lo que se suele llamar el renacimiento del tatuaje.

 En los 90 fue su normalización en el mainstream, si había celebridades con la piel limpia, no estaban en la “moda” de la época, creando un grupo que aún se mantiene, y son las personas sin tatuar que les interesa este arte, pero no forman parte de él

 Así pues, hemos descubierto mediante detalles y curiosidades, cómo la historia del tatuaje no es fija, pues formó simultáneamente parte de diferentes culturas de la humanidad, llevando consigo diferentes significados dependiendo del contexto. De hecho, aún hoy se sigue escribiendo, creando historias, discursos, y formándose como una expresión artística.

Puedes volver a la infografía AQUI