Efectos del micromachismo en la autonomía de la mujer

Efectos del micromachismo en la autonomía de la mujer

La brecha de desigualdad en Colombia se ha caracterizado por los múltiples rubros en los que impacta; de manera tal que los privilegios dentro del territorio no solo se han visto repartidos por el nivel social o color de piel, sino también por la condición física, religión, opinión política, nacionalidad e incluso sexo.

Por: Zharick Mejía Macias

La brecha de desigualdad en Colombia se ha caracterizado por los múltiples rubros en los que impacta; de manera tal que los privilegios dentro del territorio no solo se han visto repartidos por el nivel social o color de piel, sino también por la condición física, religión, opinión política, nacionalidad e incluso sexo. Este último espectro, denominado como machismo, el cual se caracteriza por la “actitud de prepotencia de los varones respecto de las mujeres” y una “forma de sexismo caracterizada por la prevalencia del varón”, resulta interesante de estudiar cuando nos introducimos a las múltiples discusiones contemporáneas que:

Se han esforzado en demostrar cómo es posible encontrar una serie de estereotipos que asignan roles preferentemente domésticos a la mujer, lo que a su vez ha servido para explicar la generación de variados tipos de violencia y discriminación al interior de la organización familiar.

Tomada por: Zharick Mejía Macias

De ahí que, si bien es usual que este fenómeno sea reflejado al público a través de relaciones de pareja en las cuales el hombre suele ejercer actos de violencia física para obtener la sumisión de la mujer “a través de la imposición de la mayor fuerza o capacidad corporal como elemento coercitivo”. Habría que hablar un poco más acerca de cómo ciertos comportamientos, denominados como micromachismos, también incluyen de manera significativa en el bienestar de la mujer influenciada.

Así entonces, tenemos que hay varias investigaciones que afirman que actualmente aparecen nuevos casos sobre diferentes tipos de violencia hacia la mujer donde cada una de ellas se ve expuesta a sufrir consecuencias como depresión y ansiedad. Según la Organización Mundial De La Salud una de cada tres mujeres en el mundo sufre de violencia física y/o sexual de pareja, no solo esos tipos de violencias sino también psicológico.

Existen consecuencias que son beneficiarias para los hombres, porque les aporta un aumento en su posición de dominio, poder y jerarquía, además, hacen resaltar su identidad masculina en la sociedad, en el que la mujer está posicionada por debajo del hombre.

Tomada por: Zharick Mejía Macias

El poder que ejerce el hombre en la mujer, a través de la fuerza, ya sea física o mental provoca intimidación en la pareja, generando una limitación a la libertad, toma de decisiones, tiempo y espacio y tiene como consecuencias: baja autoestima, sentimientos de vulnerabilidad, desconfianza, aumento del poder en los hombres.

La mujer siempre tiende a ser manipulada por parte del hombre, generando una confianza y la llenan de sentimientos de impotencia, inferioridad, culpa, dudas, etc., los cuales afectan su autonomía y el hombre saca ventaja de eso para bloquear los reclamos por parte de las mujeres sobre una igualdad de género en la relación haciendo que haya por parte de la mujer un agotamiento emocional y de energía, también una pérdida de la autoestima afectando la salud mental de cada mujer que pasa por esto. Sin embargo, la consecuencia más grave es que el hombre aprovecha cada circunstancia para ir en contra de cualquier mujer que se le presente en su vida convirtiéndose en un círculo vicioso.

A donde quiera que vayamos estará presente el machismo y el micromachismo, es algo que ya muchas personas han normalizado por el simple hecho de que no se ven tan graves, como por ejemplo comentarios tipo “los hombres no lloramos” o “las flores solo son para las mujeres” o demos un ejemplo más claro y algo que vivimos en nuestro día a día que son los piropos muy probablemente la mujer puede llegar a sentirse más incómoda que halagada, pero ya todos lo vemos como una manera de resaltar la belleza de cualquier mujer, otro ejemplo muy claro es que solo en los baños de las mujeres está el cambiador de bebés dando a entender que las mujeres se encargar de los niños y el hombre no puede hacerlo así hay montones de ejemplos que ya se normalizan en nuestros día a día como mujer.

Y dime ¿Qué es eso que tanto normalizas? Pero que sabemos que afecta a cada una de las mujeres que lo escuchan en su diario vivir, nosotras como mujeres tenemos derecho en alzar la voz, merecemos ser escuchadas por todo el mundo, ninguna mujer merece ser humillada, violada, maltratada física o verbalmente. Todas las personas en especial los hombres deben crear más conciencia de cómo la mujer a lo largo de la historia ha luchado por conseguir un papel esencial en la sociedad y más que todo que las mismas personas que la conforman reconozcan ese papel, pero aun así siendo escuchadas siempre estará el hombre machista que se enorgullece de serlo y afirma que la mujer es quien debe cuidar de la casa y los hijos.

Written by:

La Agencia Central de Noticias de la Universidad Central es un proyecto que integra la teoría y la práctica en el ámbito del periodismo. Es un espacio de experimentación y proyección social de la comunicación, que se gestó en el programa de Comunicación Social y Periodismo en el año 2000.