<strong>Drogadicción y superación </strong>

Drogadicción y superación 

Por: Santiago Álvarez 

En la ciudad de Bogotá el consumo de sustancias psicoactivas es un tema a considerar, ya que en los últimos años se ha visto un considerable aumento y según las cifras presentadas por la Secretaría Distrital de Salud de Bogotá en lo que va de 2022 se han presentado 1406 atenciones en la red pública correspondientes al consumo de sustancias psicoactivas y alcohol.

 

Por esta razón, hablamos con Andrés, es un ex-adicto que hoy en día cuenta su historia para que de esta manera las nuevas generaciones no caigan en el mundo de las drogas, el viene haciendo una tarea muy importante en estos últimos 4 años, recogiendo a los habitantes de calle que sufren de alguna adicción y ayudándolos lo máximo posible. 

 

 

Santiago – Buenos días Andrés, ¿cómo se encuentra? El día de hoy quiero hacerle algunas preguntas para que me cuente de sus diferentes experiencias y vivencias a lo largo de la vida. 

 

Andrés – Buenos días, muy bien gracias, claro, a lo largo de mi vida he pasado muchas cosas malas y me gustaría contarlas para poder, de esta manera, prevenir que se repitan. 

 

Santiago – Claro Andrés, esa es la intención con esta entrevista, para iniciar me gustaría preguntarle ¿cómo fue que usted entró al mundo de las drogas? 

 

Andrés – Bueno la verdad es que mi vida era algo caótica, me sentía rechazado, no me involucre en actividades de niños normales, por decirlo así y pues mis padres también fueron algo distantes, entonces en un momento conocí a un supuesto amigo que me fue invitando a diferentes cosas, hasta que terminé involucrado en ese mundo con un vicio, por las drogas, horrible. 

 

Santiago – Andrés cuando usted menciona que sus padres fueron algo distantes ¿cree usted que si no hubiese sido así las cosas hubieran sido diferentes? y además ¿cuáles fueron las drogas que más le gustaban? 

 

Andrés – Bueno pues contestar eso es muy difícil, es decir, ellos no fueron la única razón por la que yo empecé a consumir drogas, creo que es una decisión muy propia y culparlos a ellos estaría mal. 

Las amistades que uno adquiere en su momento también son muy importantes, por querer encajar uno llega a hacer cosas en las cuales, con el paso del tiempo, se termina arrepintiendo y contestando la otra pregunta, las drogas que más llegue a consumir fueron, cocaína, tusi, marihuana y pepas, aunque lo más recurrente era cocaína y tusi. 

 

Santiago – Me imagino que debieron ser momentos muy complicados, por eso también le quiero preguntar ¿Cuándo o mejor dicho en qué espacios eran en los que más consumió droga? 

 

Andrés – Yo, al principio, consumía solamente los fines de semana, en fiestas o en eventos a los cuales me invitaban y era algo muy normal porque todo el mundo lo hacía, creo que en ese momento se puede decir era como la luna de miel con la droga, me refiero a que todo es bonito. 

Uno siente que controla la droga y, cuando me drogaba, solo sentía un subidón que me hacía sentir muy bien. Pero con el paso del tiempo eso dejó de ser así, ya no eran solamente fines de semana, se convirtió en algo diario, no podía levantarme sin antes meterme un pase de coca o un plon de marihuana. 

 

Santiago – Es bastante fuerte Andrés, cuando menciona que al principio solo eran los fines de semana que consumía estas diferentes sustancias ¿Cuánto dinero llegó a gastar?

 

Andrés – Lo que pasa es que en ese momento yo era muy joven, entonces no tenía como tal ingresos, por lo cual vendía las cosas que tenía y en más de una ocasión llegué a robar, pero fácilmente de la plata que recogía vendiendo las cosas que tenía y las que robaba pueden ser unos 3 o 4 millones de pesos en un fin de semana. 

 

Santiago – Andrés con todo el respeto que usted se merece, ¿Qué cree que fue lo peor que hizo para conseguir droga? teniendo en cuenta que ya me contó que llegó a robar y vender sus pertenencias. 

 

Andrés – Pues la verdad lo que yo siento que fue lo peor que llegué a hacer es engañar a mi familia, porque en todo momento tuve el apoyo de ellos, me intentaban sacar de este mundo y yo aprovechaba eso para robarles y es algo que todavía hoy en día lo lamento muchísimo.

 

Santiago – ¿Y cuál fue el momento que sintió que tocó fondo? 

 

Andrés – Pues es complicado… 

 

Porque son muchas cosas malas las cuales pasan casi que todos los días, entonces no siento que haya sido con una en específico con la cual haya reaccionado. pero los dos últimos años de consumo fueron horribles, en ese momento tenía 24 años y ya parecía un habitante de calle, olía bastante feo, pasaban días sin asearme y ya me sacaban de todo lado.

 

Para ese momento ya me había ido de la casa y un día encontré a mi madre, fue algo impactante, por como ella me vio y empezó a llorar, algo dentro de mi quería acabar con esa enfermedad, entonces hoy en día le doy gracias a mi madre que fue la que me sacó de ese mundo. 

 

Santiago – Cuando dice enfermedad ¿se refiere a su adicción? 

 

Andrés – Sí, lo que pasa es que yo siempre he pensado que eso es una enfermedad, en la que uno entra por sí mismo, pero que, al igual que una enfermedad, existen tratamientos para curarse. 

Santiago – Bueno Andrés, muchas gracias por estos minutos que me regaló, espero que siga contando esa historia para así poder seguir ayudando a mucha gente. 

 

Con las siguientes palabras queremos dejar un mensaje para quien lo necesite y de esta manera dejar una reflexión, así mismo, poder ayudar a las personas que lo lleguen a necesitar. No te conozco y no sé quién eres. Supongo que eres una persona joven o adulta,probablemente tienes algún problema relacionado con las drogas.

 

Por favor quédate, lee esto y espero que estas palabras te ayuden en algo 

Ya sea que esté tratando de dejar de fumar, lo haya intentado varias veces sin éxito o nunca lo haya intentado, creo que estas consideraciones pueden ayudarlo a pensar detenidamente si es hombre o mujer. 

 

Si usa drogas, piense cuidadosamente adónde va y cómo terminará su vida. Siempre hay bifurcaciones en el camino de la vida; hay algunas opciones importantes que dependen de si quieres ser feliz en el futuro. Por ejemplo, elige a alguien con quien vivir cuando te cases.