Ciudad Bolívar: romper para construir 

Ciudad Bolívar: romper para construir 

Cuando la gente piensa en Ciudad Bolívar se les viene a la cabeza una localidad enorme llena de casas apiladas en las montañas, comuna tras comuna. Suelen asimilar la vista de las comunas con un inclemente y fuerte peligro, lo cual es entendible, por la serie de sucesos bárbaros y por los crímenes atroces que pasan en la localidad número 19 de la capital de Bogotá.

Nunca en mi vida he estado en Ciudad Bolívar, tan solo he pasado por el Tunal observando las coloridas casas que se alcanzan a ver por la ventana del bus o del automóvil. Cuando paso cerca de allí, mi corazón se acelera pensando que el peligro es inminente y que cualquier cosa puede suceder a la vuelta de la esquina, incluso si estoy seguro en mi vehículo.

 

Constantemente he tenido la curiosidad de saber qué se encuentra en esas montañas coloridas, así que decidí salir de mi casa (tomar mi miedo y enfrentarlo) en busca de saber qué pasa en realidad en aquella localidad. Le dije a mi amigo Andrés que me acompañara para sentirme un poco más seguro en esta riesgosa aventura. Honestamente, estaba cagando del miedo.

Al llegar al portal Tunal decidimos subir por el barrio Candelaria La Nueva, sector que según el DANE es de estrato 2 y 3, allí logramos llegar a ver  conjuntos bien planificados. En este punto algo común, puesto que este tipo de edificaciones se suelen ver en la ciudad, por ello no sentíamos  miedo de estar allí. Al ser conocido para nosotros pudimos entrar en confianza. 

 

Subiendo unas calles más nos encontramos Potosí, un barrio de estrato 1 y 2 de la localidad, allí ya se alcanzaban a ver casas hechas con madera y materiales débiles. Era una infraestructura en pésimas condiciones, ni siquiera hay vías de acceso para transitar por las calles destruidas que por las fuertes lluvias han venido desmoronándose cada día más.

.

El ambiente aquí ya se comienza a tornar un poco pesado, no solo por el deterioro de las vías (como ya lo mencioné anteriormente), sino por la situación de precariedad en el que viven las personas. De hecho, más del 51% de las familias que viven en esta localidad son de estrato 1 según el Dane. Cabe agregar que suele verse basura por todo lado y casas construidas en las montañas a la espera de un deslizamiento (de hecho es una de las localidades con más riesgo, según la Alcaldía del Distrito). 

 

Es increíble cómo las personas se reúnen a construir en espacios que, a simple vista, no viviría ninguno: ni usted ni yo, pero la realidad es que son muchas las familias que se encuentran viviendo en estas condiciones. Al bajarme del carro me encuentro con un grupo de personas “echando pala” para abrir camino al nuevo barrio que construyeron hace pocos días. 

Para terminar el recorrido, bajamos por carrera 42, ya para dirigirnos hacia la casa, se estaba poniendo de noche y las vistas hacia la ciudad eran hermosas, lo que nos resultaba también impactante era que esa pequeña “comunidad” en la que nos habíamos aparcado no era la única, había cientos de veredas construidas de la misma forma.

 

En Ciudad Bolívar, de sus trece mil hectáreas de extensión, el 73,5% corresponde a zona rural, según la Alcaldía del Distrito Capital Bogotá, estas zonas aparecen en estado de abandono por parte de la ciudad, esto se presta para que personas de escasos recursos tomen los alrededores para construir invasiones y así adueñarse de los terrenos.

 

Es compleja la situación que se vive actualmente en Ciudad Bolívar, no solo por la ocupación ilegal de espacios, sino también por el peligro que día a día miles de familias atraviesan.